Cata de vinos de las Islas Azores dirigida por Ricardo Paulo de O Lusitano

Para cerrar el periplo que habíamos realizado por las islas volcánicas en las que se elaboran vinos (Tenerife, Sicilia – Etna, Santorini y Madeira), nos quedaban por catar aquellas que se realizan en las Islas Azores (Portugal) y nada mejor que fuera de las manos de un experto, Ricardo Paulo de la distribuidora O Lusitano,  importador de los vinos que Antonio Maçanita, uno de los enólogos más reputados de nuestro país vecino, a la par que viñador en las islas, elabora bajo la marca Azores Wine Company.

Agradecer a Ricaro Paulo no sólo el que se desplazara desde Barcelona a Salamanca para dirigir la cata, sino el habernos facilitado unos vinos  muy escasos y muy cotizados que se exportan por cupos y que son muy difíciles de conseguir para los “mortales”.


				

Situación.

El archipiélago de las Azores está constituido por nueve islas de origen volcánico en pleno Océano Atlántico, a una distancia de alrededor de 1.500 kilómetros del continente europeo y a, aproximadamente, 3.900 kilómetros de las costas de América del Norte. Dada su localización, las Azores tienen un clima de características típicamente marítimas, que se traducen en temperaturas agradables, con escasas oscilaciones térmicas, pluviosidad elevada y una acentuada humedad relativa.


				

Breve reseña histórica.

La viticultura fue introducida por religiosos franciscanos en los comienzos de la colonización en el s. XV. Con el fin de poder realizar la práctica vinícola se construyeron corrales (currais) de piedra con el fin de proteger a las viñas de los vientos marítimos que hoy en día forman parte del paisaje de las islas.

A mediados del s. XIX debido a una serie de enfermedades criptogámicas y principalmente por la filoxera, se produce la casi desaparición del Verdeho antigo, salvo en las islas del Pico (Lajidos), Terceira (Biscoitos) y Graciosa. En el resto del territorio se sustituyen por viñas de origen americano (híbridos) que posteriormente sufrieron una reconversión en favor de la Verdeho tradicional y castas de origen europeo.


				

Suelos y castas.

Semejantes climática y geológicamente a la isla de Santorini las islas Azores están formadas exclusivamente por basalto negro con suelos pobres y bajos rendimientos, sobre todo en la isla de Pico. Si a eso añadimos el cultivo en pequeñas parcelas o currais en las que apenas entran de 2 a 6 viñedos, se explican las grandes dificultades de producción en determinadas zonas y volvemos a la semejanza con la isla griega. 

Dependiendo de las Denominaciones las castas varían y así en la isla Graciosa predominan las variedades verdelho, arinto, terrantez, boal y Fernão Pires ,mientras que en la isla Terceira las variedades predominantes son verdelho, arinto y terrantez.

Por último habría que hablar de la variedad Isabella,  “a proibida”, híbrido de Vitis Vinifera y Vitis Labrusca, que surgió tras la filoxera como alterantiva a las castas tradicionales y se convirtió en el exponente rústico de “vino de la casa” en la isla.


				

Los vinos.

 1.- Arinto dos Açores 2017

100% Arinto dos Açores. D.O. Pico. 13% vol. Acidez total: 7,4 g/l.

Vendimia manual selectiva en cestos de 20 kg. Prensado de racimo entero y pasado después de 24h a cubas  de fermentación de 600 l. a 1.000 l.

Vides cultivadas de forma sostenible y plantadas sobre suelo de basalto volcánico a nivel del mar, a menos de 50 m del Océano Atlántico.

La cata:

Atractivo color amarillo verdoso. Brillante. Llimpio e intenso. Aromas marcadas por las sensaciones cítricas que se acompañan por notas minerales, salinas y de flores blancas. Boca que exibe una excelente acidez, largo y con una retronasal con sensaciones olfativas y un deje final salino.

2.- Arinto sur lies 2017

100% Arinto dos Açores. D.O. Pico. 13% vol. Acidez total: 7,4 g/l.

Vendimia manual selectiva en cestos de 20 kg. Prensado de racimo entero y pasado después de 24h a cubas  de fermentación de 600 l. a 1.000 l. Realización de battônage.

La cata:

Bonito color amarillo liegaramente dorado en el ribete y con sensaciones de untuosidad en agitación. Compleja nariz con un abanico de aromas que van de fruta blanca, apuntes minerales, sensaciones yodadas, salinas, tosatadas y recuerdos anisados. En boca se muestra amplio, con volumen e intensidad y con una retronasal compleja y elegante. Largo. Excelente.

3.- Verdelho O Original 2017

100% Verdelho “o Original” de las Islas. D.O. Pico. 12,5 % vol.

Vendimia manual selectiva en cestos de 20 kg. Prensado de racimo entero y pasado después de 24h a cubas  de fermentación de 600 l. a 1.000 l.

Este varietal de Verdelho se remonta a las plantaciones originales a principios del siglo XVII y es autóctono de las Azores y Madeira.

Vides cultivadas de forma sostenible y replantadas entre1984-2004 sobre sueldo volcánico a nivel del mar, a menos de 50 m.

La cata:

Amarillo verdoso. Intenso y brillante. Boca en la que las sensaciones cítricas (pomelo), minerales y de fruta blancas marcan. En boca tiene una exclente acidez mostrándose fresco, graso, complejo y con volumen, elegante y largo. Al final marca un toque amargoso que recuerda a los apuntes cítricos del pomelo. Muy bueno.

4.- Terrantez do Pico 2017

100% Terrantez do Pico mayoritariamente vendimiadas en la isla de San Miguel. 12,5% vol.

Vendimia manual selectiva en cestos de 20 kg. y traslado de las uva en avión y barco a la Isla de Pico. Racimos seleccionados uno a uno. Prensado directo sin estrujamiento con protección de CO2. Las primeras prensas realizan la fermentación en cubas de acero inoxidable con control de temperatura y el segundo prensado realiza la fermentación en barricas de tres años.

La cata:

Amarillo verdoso, brillante e intenso. En nariz se muestra más huraño que los anteriores pidiendo más aireación. Tras dejarlo respierar aparecen aromas salinos, cítricos y minerales, flor de acacia y sutiles sensaciones terpénicas. En boca es un auténtico “cuchillo” de acidez con una retronasal en la que afloran las notas de fruta amarilla (piña), cítricas y minerales. Muy bueno.

5.- Rose Volcánico 2017

25% Saborinho, 25% Agronomica, 25% Aragones, 25% Touriga Nacional. Plantadas en 1991 en suelo volcánico a nivel del mar

Este es un vino de microproducción de la pequeña isla de Pico en las Azores. Se cultiva a la orilla del océano Atlantico.

Este terruño y el varietal le dan a este vino una increíble mineralidad y pureza, así como una salinidad inconfundible.

Cosecha manual en cestas de 40 kg. Sin maceración y prensa directa. Fermentación convencional con levaduras cultivadas en pequeños tanques de acero inoxidable hasta diciembre.

La cata:

Atractivo color frambuesa, brillante, limpio e intenso. Nariz no muy intensa, pero en la que se aprecian notas de fruta roja (fresa), yodo, pimenta negra y sensaciones minerales. En boca mantiene buena acidez aunque sigue revelándose corto en retronasal. Boca fresca. Con todo, no tienen defectos y es un vino interesante.

6.- Tinto Vulcánico 2016

Aragonês, Agronómica, Castelão, Malvarisco, Merlot, Touriga Nacional, Saborinho, Syrah y otras. I.G. Açores. 11,5% vol.

Vendimia manual selectiva en cajas de 20 kg. Mesa de selección y entrada en cuba por grabedad sin ayuda de bombas.

La cata:

Cambiamos de gamas cromáticas y vamos a notas rubíes con ribete azulado. Bonito. Aromáticamente presenta una expresiva nariz con notas de tapenade, laurel, clavo, tinta china y mermelada de cereza. En boca es fresco, con un buen ataque y mediana intensidad. Retronasal en la que las notas de aceituan negra, laurel, clavo y flores azules afloran haciendo de este Volcánico un vino muy disfrutable. Rico, rico.

7.- Isabella a Proibida

Antonio Maçanita ha rescatado una antigua parcela de esta variedad única con el fin de demostrar que esta uva es capaz de hacer un vino dotado de potencia, concentración y delicadeza a la vez que versátil y con marcada personalidad.

Elaborado con un 100% de Isabella proveniente de viñas plantadas sobre suelos de basalto volcánico a nivel del mar.

Cosechado a mano en cestas de 40 kg. Maceración de 24 h. en tanques de acero inoxidable de 600 y 1.000 l. donde envejece durante 12 meses.

La cata:

En vista se muestra de color rubí intenso y con ribete azulado. Aromas de caramelo, chocolate, canela, maracuyá y cerezas en licor. Boca con una acidez que recuerda a la naranaja “sanguina”. Fresco. Vino raro, raro, pero rico, a pesar de ser una uva “prohibida”.

Conclusiones:

En la cata  se ha vuelto a reafirmar la influencia marcada por el terruño (clima, suelo, castas) en todas las elaboraciones. Cultivos afectados por las dificultades del terreno y del clima que han sido “adaptados” para ser trabajados por los viticultores de las islas y conseguir vinos con personalidad propia.

Blancos que muestran aromas seductores y expresivos marcados por la variedad, la influencia del suelo volcánico y su cercanía al mar, acompañados por sensaciones en boca de frescura, firmeza y excelente acidez.

Tintos complejos y expresivos en los que se contemplan un amplio abanico de sensaciones olfativas que se acompañan con paladares de media intensidad y jugosidad que los hacen frescos y muy agradables de beber marcados, como no podía ser menos por la mineralidad basáltica como protagonista.

Excelente recorrido por el último vértice volcánico situado en un archipiélago. Tal vez, y viendo como va el cambio climático, en un próximo post tendremos que hablar de vinos de calidad elaborados en las Islas Británicas, algo que ya se está empezando a ver.

Lo dicho, si tienen a bien comentar lo que consideren oportuno, ya saben que este es su blog.

¡Salud y buen vino!

 

A %d blogueros les gusta esto: