Hoy, un buen libro con un buen vino.

Al menos a mí me ha encantado, El ladrón de tumbas, de Antonio Cabanas, ambientado en el Egipto de Ramsés III y recreando la sociedad y la cultura de una civilización junto con una historia de amor que hace que el lector -menda- se embebiera en el libro hasta casi leerlo de un trión.
Pero claro junto a un buen libro, siempre debe acompañar un buen vino, y en este caso si que os recomiendo un vino elaborado por José Carlos Martín Sánchez con rufete y tempranillo, Zamayón 2006, de Santibañez de la Sierra (Salamanca) y acogido a la denominación de Vinos de la Tierra de Castilla y León.

Cata:
Picota de capa media con menisco cardenalicio. Notas de fruta roja y minerales. Equilibrado, con volumen, buena acidez y de mediana intensidad. Incita a seguir tomándolo y a seguir… leyendo.

Afortunadamente empezamos a disfrutar de vinos elaborados en Salamanca bien hechos y con buena materia prima, algo que nos alegra los sentidos.

IBEROAMÉRICA EN CATA: EL DÍA DEL BLOG #1


Nunca es tarde si la dicha es buena, y debido a problemas informáticos no pude celebrar la cata establecida para el día 1 de junio en todos los blogs hispanohablantes sobre vino.
De todas formas lo celebramos con dos vinos muy interesantes: un Tirñuelo rosado 2006 (13º) elaborado con uvas de la variedad rufete precioso en vista con un color fresa y reflejos azulados, limpio y brillante. En nariz notas de frutas rojas -fresa- y regaliz rojo, así como aromas de frutas tropicales. En boca, ligeras notas de carbónico, buena acidez, fresco y aromático, con un ligero amargor final elegante.
El segundo vino fue un descubrimiento: Sierra Honda 2006, de Bodega Antonio Aparaicio en Sotoserrano (Salamanaca) con cuatro meses en barrcia y elaborado con un 90% tempranillo y un 10% garnacha, 14º.
En vista se presenta picoa de capa media con menisco azulado. Nariz marcada por las notas de tostados ligeros, menta y notas lácteas. Intenso, envolvente y agradable. En boca notas ligeras de madera, torrefactos, chocolate y regaliz negro. De mediana intensidad, ligera astringencia y buena acidez.
Nos gustó, y para otro día dejo el comentario de su segundo vino Valdeherreros ’04 con 11 meses de barrica nueva francesa. Lo dejo para ir abriendo boca.

Agenda ocupada


Mientras que por la mañana las ocupaciones llenan la agenda, por la tarde las citas están relacionadas con el mundo del vino -placenteras, vamos-.
Así a las 17:00 acudiremos a la presentación de la nueva añada 2006 de los vinos elaborados en la Sierra de Francia en la que predomina la uva rufete.
Cataremos la añada de Tiriñuelo, Viña Salamanca, Zamayón, Sierra Honda y Cámbrico. Las sensaciones… mañana. Palabrita del niño Jesús.
Y como el día promete, a las 20:30 participaremos en la cata virtual organizada por verema.com en la que someteremos al tercer grado a un Cillar de Silos 2005 -miedo me dan estos vinos a los que les falta evolucionar, conjuntar, equilibrar… – en fín, lo dicho, y las impresiones las pondremos mañana porque no me veo yo en condiciones al final del día.
¡Ah!, se me olvidaba. A los asistentes a la cita con Paco Berciano en Burgos, que disfruten.

De resaca electoral


Algo se trasnochó para saber cómo quedaba el alcalde entrante o saliente, curiosidades varias -Marbella, Pamplona, Baleares, Madrid…- y claro esta mañana los políticos no se levantan por tí, así que hubo que tomar fuerzas.
Me preparé unas tostadas de pan con un aceite al que le tengo un cariño especial -a otros les da por los peluches ¿no? ;-). Pues nada, dicho y hecho. Me preparé un café, me tosté el pan y rocié sobre él una generosa cantidad de aceite de La laguna de Fuente de Piedra (Málaga), de la variedad lechín.
Mano santa oiga.
Claro que la vuelta al tajo no te lo quita nadie -salvo un pelotazo, un tío en las Américas, …-, pero se iba con otro humor.

Día de elecciones


Bueno, pues ya hemos votado, hemos cumplido con nuestro deber ciudadano y democraticamente hemos ejercido nuestro derecho a voto.
Para toda democracia, es un día festivo y como no podía ser menos hemos aprovechado la circunstancia para brindar con un vino tinto de la D.O. Navarra, Minotauro Azul 2004 de Bodegas Ada y elaborado con 50 % Garnacha, cepas de más de 60años, 10 % Cabernet-Sauvignon, 30 % Tempranillo y 10 % Merlot. 3 meses en barrica nueva de roble americano.
La cata, más tarde. A ver qué da de sí. Eso sí lo vamos a acompañar con queso de Valdeón, cecina de León y unos filetes de ibérico adobados a la plancha con patatas panadera.

Cata:
Picota capa alta con menisco carmesí. Lágrima fina y densa. Nadie diría que es un 2004.
Huraño en nariz predominan los aromas a frutos rojos, regaliz, chocolate, notas balsámicas y tostados.
En boca se muestra untuoso con una ligera astringencia que no molesta, correcta acidez y de mediano recorrido. Mejor en boca que en nariz.
Para tomarlo ya. Acompañó bien las viandas.

A %d blogueros les gusta esto: