Como todos los veranos el incremento de consumo de vinos blancos y rosados aumenta en esta santa casa y este no podía faltar una botella del Gran Feudo Rosado 2006 de Chivite. Elaborado en su mayoría con uva garnacha que fueron vendimiadas en octubre y por el método del «sangrado» de uvas tintas tras mantener un breve contacto con los hollejos. 13%. Temperatura de consumo 8º-9º.
En copa presenta un precioso color frambuesa encendido con menisco azulado y lágrima fina y densa. Prometía.
Pero en nariz se desarmó todo el escenario. Nada, nulo, ni fruta roja, ni las típicas gominolas, ni esas ligeras notas herbáceas, ni nada.
Y en boca seguimos con más de lo mismo. Plano.
Pensé que era la botella, pero en una conversación con otros amantes del vino me vinieron a confirmar que el Gran Feudo de este año está «desconocido» y que la cosecha de Navarra del 2006 no deben estar a muy buen nivel.
En fín, espero que La Guardia de Navarra nos ilumine al respecto.

A %d blogueros les gusta esto: