Tal y como se planteó por parte de Manuel Camblor, esta tercera cata tenía que centrarse en los vinos con terroir. La verdad es que para España hablar de vinos con esa característica se nos hace complicado por la -vamos a decir- globalización a que se va llegando en cuanto la producción y elaboración de vinos.
El que he escogido ha sido un vino blanco elaborado por un pequeño productor que le pone cariño al asunto: Do Ferreiro 2004.

Pero vayamos por el principio.
Bodegas Gerardo Méndez se encuentra en el Val do Salnés (Pontevedra) y fue fundada en 1973. Elaboró su primera añada en 1986, contando con 5 Ha. de cepas en las que predominan las vides de más de 50 años -llegando a contar con una Ha. de cepas prefiloxéricas de más de 200 años-. Toda la información relativa a Gerardo, su bodega y sus vinos está en elmundovino.com

Si apelamos a la definición de terroir indicada por Juancho Asenjo como “un espacio concreto que bajo la influencia de varios factores como el clima, la situación y el tipo de suelo permite lograr un producto concreto e identificable”, considero que la elección de este vino puede estar perfectamente encuadrado como vino con terroir.

Cata:
Presenta un bonito color amarillo con menisco dorado, limpio y brillante. Lágrima fina y lenta.
En nariz aromas marcados por las notas cítricas, fruta amarilla -melocotón-, flores blancas, aromas de miel y minerales.
En boca muestra una correcta acidez y un buen recorrido, dejando un ligero amargor final elegante y sutil.
Un vino que sigue dando satisfacciones junto con su hermano mayor, Do Ferreiro Cepas Vellas. Seguimos confiando en el buen hacer de Gerardo Méndez.

A %d blogueros les gusta esto: