Hay que reconocer que gracias a un buen trabajo realizado por algunas bodegas del SE español estamos recogiendo los frutos los consumidores finales. Y hay que decirlo alto y claro: ésta, Mustiguillo Viñedos y Bodega, es una de ellas.

Gracias a Toni Sarrión y a la pasión puesta en este proyecto podemos disfrutar de excelentes elaboraciones realizadas con castas como la bobal, destinada hasta hace muy poco a graneles, o la extinta merseguera, uva autóctona recuperada para la elaboración de este blanco.

Mestizaje 2011.

Elaborado con un 63% de merseguera, una 30% viognier y un 7% malvasía, aunque vinificadas por separado. Realizan una maceración en frío sobre 6º de 4 a 8 horas dependiendo de la parcela y variedad. La fermentación alcohólica enre 10º y 16º y una crianza sobre lías en depósitos de acero inoxidable.

De momento la presentación me parece innovadora y la etiqueta, cuanto menos, original. Aunque para original, el vino. ¡A ello!

En vista tiene color maraillo pajizo con un menisco liegeramente verdoso y lágrima fina y densa.

En nariz claro predominio de las notas de frutas amarilla (lima) y blanca. Aupuntes minerales (caliza) y flores blancas con notas balsámicias, hinojo y almendro.

En boca tiene buena acidez. Es fresco, elegante, alegre en boca, con buen recorrido, untuoso y un ligero amargor que lo hace «pelín» adictivo y goloso. A pesar de esos 13% se disfruta sin cansar, sin resultar para nada pesado.

Si a todo lo anterior nos encontramos con una muy buena RCP, ¡no se puede pedir más y a disfrutar!.

¡Para que luego digan que no se hacen buenos vinos en la Comunidad Valenciana!. Otra cosa es que ud. vaya a comer y lo tengan en la carta, pero de eso hablaremos en otro post.