Fiel a mi tradición por estas fechas me da por probar MC -maceraciones carbónicas-, y los primeros que he probado no han podido dejar mejores sensaciones de este 2009 que tanto promete y del que tan bien se habla por todos los rincones de la piel de toro.
El primero que probé fué un MC de Manuel Fariña, su Primero. Y hay que reconocer que este año está realmente bueno: impresionante color, brillante y profundo, marcando su juventud. Con una nariz floral y frutal a la vez, alegre, como no puede dejar de ser un MC y remantando con una boca fresca y con fruta, mucha fruta.
Los inicios prometen y la segunda MC no defrauda, todo lo contrario: Murmurón 2009.
He de confesar que soy un enamorado de los vinos de la familia Eguren empezando por el «pezqueñín» -que de eso tiene poco, porque en su gama es un gran vino-.

De color picota encendido con menisco violáceo, brillante, vivo, llamativo. Con una nariz que rezuma fruta y toques de regaliz y un paso de boca fresco, jóven -quién lo iba a decir ;)- y goloso.
Aún no acabo de comprender a los «entendidos» que dicen que esto no es vino, que no hay «madera», ¡que esto es zumo!.
¡Qué ustedes disfruten!