La vendimia vista por Pedro Gallego de Bodegas Campos Góticos

La vendimia vista por Pedro Gallego de Bodegas Campos Góticos

*Éste es un artículo de invitado de Pedro Gallego, fundador y enólogo de Bodega Campos Góticos, que en época de vendimia, quiere trasmitirte cómo se vive la vendimia desde dentro de una bodega, y hacerte llegar la emoción que siente como viticultor y elaborador de vino, al recolectar la uva e iniciar la creación de sus vinos. ¡Al final del artículo te encontrarás con una sorpresa!.


Así vivo la magia de la vendimia. Campos Góticos

Así vivo la magia de la vendimia

En el viñedo.

Estos días en una buena parte de las regiones españolas ya se ha empezado a vendimiar. Sin embargo, en la Ribera del Duero la cosecha se hace esperar.

Durante la primera quincena de octubre los cambios de temperatura entre el día y la noche en la zona del Duero pueden llegar a ser brutales. La caída de estas temperaturas en el crepúsculo es uno de los especiales secretos de la calidad de nuestros vinos tintos.

Hoy quiero descubrirte la magia con la que vivo la vendimia cada año como viticultor y elaborador de vino. Quiero contarte cómo mis sueños se hacen poco a poco realidad en cada vendimia.

Gracias a las lluvias del invierno y la primavera, este año se espera una producción alta en la Ribera del Duero.

Pero una cantidad excesiva puede perjudicar la calidad, así que, en Campos Góticos hemos ido liberando aproximadamente un 35% de racimos para descargar la planta y asegurar que las uvas tengan la calidad que siempre buscamos para elaborar nuestros vinos.

En la vendimia. Campos Góticos

Tras descargar las plantas, la calidad de las uvas y la calificación final de la añada dependerá de la maduración fenólica y de que el clima acompañe durante las semanas previas a la vendimia con días cálidos y frío nocturno.

Durante todo el verano he realizado un control constante del viñedo para ver cómo iba evolucionando la maduración.

A medida que se aproxima la vendimia, los controles son más frecuentes y llega el momento de ir preparándolo todo para poder arrancar la vendimia.

Las semanas previas a la vendimia son muy emocionantes, poco a poco se acerca el sueño de muchos meses de trabajo, y a la vez sientes la gran responsabilidad de decidir el momento adecuado teniendo en cuenta la maduración de la uva y las previsiones meteorológicas.

A primera hora de la mañana, cuando el paisaje verde aún huele a tierra mojada por la esporádica lluvia de la madrugada, y sale el sol, comienza todo. Los vendimiadores empezamos nuestro trabajo con ganas y buenas expectativas, frotamos nuestras manos embutidos en polares y jerséis, que no darán paso a la manga corta hasta la hora de comer.

El trajín de estos días y las emociones encontradas, no es comparable a ninguna otra época del año. En estas jornadas de vendimia bebemos de la tradición de los recordados días familiares en los majuelos, que acababan convirtiéndose en improvisada fiesta. Hoy día, aún continúa el interés por conservar tan ancestrales procesos de trabajo y experimentamos la misma mezcla de alegría y extenuación.

En nuestra bodega, primera en el plantado de viñedos ecológicos en la Ribera del Duero, todo forma parte de un engranaje perfectamente organizado, bajo un sistema de agricultura biodinámica.

Comenzamos por repartir las tareas entre los vendimiadores, que recogen con diligencia la selección de las mejores uvas que aún conservan el frescor de la noche de nuestros viñedos mediante vendimia manual. Se hace con mimo y también con eficiencia.

Siempre me resulta conmovedor ver los primeros racimos en las cajas, casi como si fuera la primera vez.

Estas pequeñas cajas de aproximadamente 16 kilos son importantes, acogen nuestro mayor premio al trabajo de toda una temporada, las uvas; además de preservar intacta su calidad.

Uvas-recolectadas-a-mano. Campos Góticos

Otro equipo se encarga de la recogida de estas cajas de vendimia, que se cargan en remolques para su traslado a bodega. Realizamos el trasporte inmediatamente, de modo que antes de dos horas después de cortar el racimo, la uva ya esté en depósitos de fermentación bajo el control de manos expertas.

Las calles de los viñedos están entonces más vivas que nunca, con el ir y venir de los tractores. El ruido, el olor y el color son increíbles; ha comenzado la magia.

 

En la bodega…

Cuando entra la uva en la bodega se vive gran entusiasmo, caen los kilos de racimos con gran ansia en la cinta, donde eliminamos cualquier resto que no debe ingresar en los depósitos de fermentación, como hojas o algún racimo en mal estado, en caso de que por descuido algún vendimiador los hubiera puesto en la caja.

Trabajamos de forma muy organizada, prestando atención al orden y la limpieza en las distintas estancias de la bodega.

Toda la arquitectura, los espacios, los materiales y los equipos, fueron pensados con mimo y detalle cuando comencé hace ya dos décadas este proyecto, en mi obsesión por obtener lo mejor de las uvas siguiendo procedimientos naturales y ecológicos en un espacio único.

Inmediatamente después de seleccionar la uva en bodega, comenzamos el proceso del despalillado. Consiste en separar las uvas de la parte leñosa del racimo, ya que ésta no ingresa en el depósito, ni siquiera participa en la fermentación.

Lo hacemos como una cadena bien engrasada, es trabajo en equipo.

El siguiente paso es el estrujado, éste es un momento delicado e importante, donde atenazan ciertos nervios. Se aplasta la uva suavemente para extraer el mosto, es un momento sobrecogedor que vivo ilusionado, pues de la uva transitamos al mosto, el paso previo a la transformación en vino.

Realizamos un pisado artesanal de la uva usando depósitos de acero especiales, que permiten emular el pisado tradicional que se hacía antiguamente en las bodegas, para así extraer las mejores propiedades de la fruta, favoreciendo el contacto con las levaduras 100% autóctonas, responsables de iniciar la fermentación.

Depositos_acero. Campos Góticos

La uva permanecerá durante unos días macerando en frío a temperatura controlada, para extraer unos aromas y colores espectaculares, ya que estos compuestos se encuentran en la piel de la uva y la maceración favorece su extracción.

Después, comienza la fermentación con levaduras autóctonas del viñedo que ingresan con la propia uva y que convertirán el azúcar en alcohol.

La fermentación es un ejercicio de paciencia que se realiza por control de temperatura, no permitiendo que la temperatura exceda los 26 grados para preservar los aromas primarios de la fruta. No usamos ningún producto durante la elaboración del vino que no proceda de la uva, creamos vinos totalmente ecológicos.

Tinos de madera. Campos Góticos.

El uso de levaduras naturales y autóctonas es una característica importante en los vinos Campos Góticos, uno más de los ‘pequeños’ detalles que cuidamos para conseguir que nuestros vinos ecológicos tengan carácter y personalidad, el carácter y personalidad más auténticos del terroir, de la Ribera del Duero, una de las regiones vitivinícolas más privilegiadas del mundo.

Una vez terminada la fermentación alcohólica y maloláctica, el vino se abre paso ante nosotros en todo su esplendor, se ha convertido en el más preciado presente.

Lo introducimos en nuestras barricas de roble francés para su proceso de envejecimiento, que confieren al vino carácter y elegancia, y le permiten una lenta evolución característica singular de los mejores vinos. Pero eso ya es otra historia…

Sala_barricas_horizontal. Campos Góticos

En el corazón…

No pienses que todo es trabajo, como en la vida misma en un solo día podemos pasar de la tensión del estreno a la distensión del descanso.

Me gusta en estos días organizar comidas de hermandad. En ocasiones, hasta la gran mesa maciza de la bodega se queda pequeña. Un buen menú para reponer fuerzas es imprescindible.

Ya a mediodía hay grandes anécdotas de la jornada por contar y nadie deja aflorar el más leve síntoma de malestar o cansancio en este clima de concordia.

La bodega se llena por unas horas de un bullicio que le es ajeno y sin embargo, le colma de vida.

Queda la tarde de intenso trabajo, pero ya en este momento, siento la certeza de que nadie cerrará su día sin una amplia sonrisa y la satisfacción del trabajo bien hecho.

Este año será una vendimia más especial si cabe, pues en Campos Góticos cumplimos 20 años.

A veces, me parece mentira que los sueños se hayan hecho realidad. Un proyecto que comenzó con el mismo objetivo que continúa, el de crear vinos auténticos para que tú puedas vivir nuevas experiencias y disfrutar de momentos intensos.

Si has llegado hasta el final de mi artículo y has compartido conmigo mi pasión por la vendimia y por el vino, tengo un regalo para ti.

Me gustaría invitarte a participar en el sorteo de 3 botellas de vino Campos Góticos Reserva que hemos organizado para celebrar nuestro 20 aniversario.

Espero que tras leer mi historia, puedas disfrutar aún más de cada copa de vino.

Pedro.

Eduard Pié Palomar: el alma de Sicus Terrers Mediterranis

Eduard Pié Palomar: el alma de Sicus Terrers Mediterranis

Eduard Pié Palomar. Alma de Sicus.

Espero tener algún día la oportunidad de conocer en persona a Eduard Pié Palomar, el impulsor de un proyecto con orígenes en el s.XVIII, pero con premisas actuales que la han obligado a partir desde cero y como bien indica Joan Gomez Pallarés en su post “Sicus, mirada nueva sobre un mar antiguo“, que os recomiendo, mantiene junto con “Salvador Batlle, un capital cultural que hay que ayudar a preservar”:

Eduard piensa en sinceridad y respeto absolutos por las características de cada añada (moncrús, monovarietales y hechos, cada vez más, a pie de viña y con los elementos que la tierra reconoce como suyos: las uvas con lo que llevan del viñedo; el barro y la madera). Y piensa en los sabores y sonidos de esta tierra. Pocas veces me ha sucedido en Cataluña con tanta intensidad como en Sicus: estar en la viña con Eduard, callar, oler y sentir, escuchar y ver, probar el vino que fermenta y se hace en las vasijas de barro enterradas allí mismo. De golpe, comprender, entender, saborear paisaje y viñedo, variedad y clima, sensibilidad de Eduard y amor absoluto por su tierra en una copa. Una experiéncia única.

Eduard nace el 9 de septiembre de 1985 en Bonastre (Tarragona) y recupera en el 2003 la tradición de elaborar vinos a granel de la familia a la vez que trabaja en Jané Ventura, histórica bodega del Penedés. En esta época Eduard combina trabajo y estudios, madurando el proyecto de la bodega y elaborando pequeñas cantidades de vino dando el paso definitivo en el año 2010 en el que el proyecto Sicus se hace realidad.

 

El terruño:

Suelos calcáreo-arcillosos. Sicus

Bonastre (Tarragona), se encuentra en la sierra prelitoral mediterránea. Zona cálida y fresca por sus brisas marinas.

Las viñas, sin tratar de ninguna manera más que con azufre y con cola de caballo, se sitúan entre los 170 y los 250 msn en 10 ha desperdigadas en el mazico de Bonastre.

Las variedades son las variedades xarel.lo, xarel.lo roig y monasrell sobre suelos calcáreos de muy poca profundidad sin labrar ni abonar (diez años ya) y con cubierta vegetal sin sembrar, que permite ya una buena oxigenación del suelo y competencia con las raíces de las cepas. Debido a la sequía de los últimos años en algunas parcelas se ha tenido que labrar y

Los vinos.

Los vinos de Sicus

 

1.- Sicus Cartoixà “Àmfora” 2016

  • 100% Cartoixà (Xarel.lo)
  • 10,5 % vol.
  • Finca el Mas, a 200 m de altitud con una fuerte influencia marítima por la proximidad del mar (6km). Viñedos de 60-70 años.
  • Suelos francos, moderadamente básicos y con buen drenaje. Bajo contenido en materia orgánica y alto en carbonatos. Cultivo sin labrar con cubierta vegetal espontanea.
  • Rendimientos de 1-1,5 kg por cepa.
  • Selección de la uva en la cepa y vendimia manual en cajas.
  • Enfriado de la uva y posterior maceración pelicular durante 4 días.
  • Fermentación alcohólica controlada durante 25 días en ánforas de cerámica.
  • Reposo del vino en depósito inox durante 5 meses (sin batonage).
  • PVP aprox. 13,50 €

Sicus Cartoixa 2017

 

La cata:

Color amarillo. Aromas minerales y terrosos acompañados por sensaciones olfativas de ruta amarilla (orejón). Excelente acidez, tanino de uva. Fresco, fácil de beber. En retronasal se refuerzan las notas aromáticas acompañadas por sensaciones salinas.

 

2.- Sicus Caroixà Brisat “Àmfora” 2016

  • Uvas de Xarel.lo procedentes de la Finca el ” Corral del Gener”, un viñedo de más de 70 años situado en la zona de Masabonés a unos 275 m. de altitud y a una proximidad del mar de 10 km.
  • Suelos calcáreos de poca profundidad y escasa materia orgánica.
  • Rendimiento de 2 kg. por cepa. Vendimia y  selección de uvas manual.
  • Enfriado de la uva a 2ºC, despalillado y maceración pelicular fermentativa con hollejos durante 10-20 días en función del año, en ánforas de cerámica de 200 L. (lo que hoy se denomina Orange Wine).
  • Posterior prensado y final de la fermentación en la misma ánfora, seguido de una crianza en depósitos de acero inoxidable de 5 meses sobre sus lías.
  • Producción de 759 botellas. PVP aprox. 12,50 €

Sicus Brisat 2016

La cata:

Amarillo dorado que muestra cierta turbidez. Nariz cerrada de inicio que va abriendose a un abanico de aromas entre los que destacan la fruta amarilla junto con notas de membrillo fresco, hinojo e incienso. En boca muestra cierta tanicidad. Buena acidez, estructura y recorrido. Excelente.

 

3.- Sicus Cru Marí 2009

  • Uvas de xarel.lo procedentes de una parcela “Finca la Caseta” situadas a 170 m. de altitud con una fuerte influencia marítima.
  • Suelos franco-arcillosos de poca profundidad, pobres en materia orgánica.
  • Vendimia y  selección de uvas manual.
  • La fermentación alcohólica se realiza a temperatura controlada durante 25 días en depósitos de acero inoxidable, seguido de una crianza en los mismos depósitos de 10 meses sobre sus lías.
  • Segunda fermentación en botella con un mínimo de 4 años en rima.
  • Producción total de 4000 botellas. 12,5 % vol.
  • PVP aprox. 25,00 €

Sicus Cru Marí 2009

La cata:

De tonalidad amarilla muestra una burbuja fina y elegante. Aromáticamente destacan las notas de miga de pan, toques de brioche y autólisis. En boca se muestra elegante, largo y sutil. Crea adicción.

 

4.- Sicus Sumol “Àmfora” 2016

  • Original vino elaborado a partir de la variedad rustica Sumoll, variedad autóctona casi en extinción
  • Uvas procedentes de la Finca “El Roldonar” situada a 170 metros de altitud con una fuerte influencia marítima por su proximidad al mar mediterráneo, tan sólo a 6 km.
  • Suelos franco-arcillosos de poca profundidad y escasa materia orgánica.
  • Maceración en infusión durante 10-20 días en función del año.
  • Fermentación durante 6 días en ánforas de arcilla seguido de una crianza en las mismas ánforas durante 6 meses.
  • Producción de 1200 botellas. PVP aprox. 15,00 €

Sicus Sumol 2016

La cata:

De color rubí con ribete azulado. Intensidad baja y abierto de color, pero atractivo. Aromas de fruta roja y terrosas de intensidad media. Boca en la que se muestra más aporte tánico, aunque sin molestar. Buena acidez, ataque y recorrido. Rico, ligero y para beber “sin prisioneros”.

 

5.- Sicus Garrut “Àmfora” 2016

  • 100% Garrut (monastrell). 13% vol. PVP aprox. 14,50 €
  • Viñedos situados en la humbría del Gojo, a 235 m de altitud con una fuerte influencia marítima por la proximidad del mar (6km). Viñedos de 35 años. (2 kg por cepa).
  • Suelos franco-arcillosos, moderadamente básicos y con buen drenaje con bajo contenido en materia orgánica y alto en carbonatos. Cultivo sin labrar y con cubierta vegetal espontanea.
  • Selección de la uva en la cepa y vendimia manual en cajas.
  • Enfriado de la uva para la maceración (en infusión) durante 10-20 días, en función del año, y fermentación de la uva durante 12 días en ánforas de cerámica.
  • Posterior crianza en la misma ánfora durante 3 meses.

Sicus Garrut 2016

La cata:

De color cereza picota de capa baja y menisco carmesí. Bonito. En nariz necesita tiermpo para poder expresar las sensaciones de fruta roja, notas minerales y cierto aporte de ligero verdor aportado por el raspón, que no molesta y le da más frescura. Boca con buena acidez en la que vuelven las sensaciones olfativas acompañadas por aportes tánicos de la fruta. Ligero y de mediano recorrido.

 

6.- Sicus Sons Monastrell 2013

  • Vino monovarietal y monoparcela elaborado en ánforas enterradas en medio de las viñas.
  • Procedente de la finca “La Caseta” a 170 metros de altitud con una fuerte influencia marítima por su proximidad al mar mediterráneo, tan solo a 6 km, de suelos franco-arcillosos de poca profundidad y escasa materia orgánica.
  • Vendimia manual con un rendimiento de 2 kg por cepa se realiza en octubre durante las primeras horas de la mañana.
  • Acto seguido las uvas se despalillan en la viña y se introducen en ánforas de arcilla de 200 litros que se encuentra enterradas entre las filas de las viñas en el mismo viñedo.
  • PVP aprox. 39,00 €

Sicus Sons 2013

La cata:

Color picota con reflejos violáceos. Precioso. Intenso. Aromas complejos de cajao, fruta negra, sensaciones terrosas y recuerdos de miel. Boca fresca, elegante, con un tanino de fruta sedoso. Largo. Muy bueno.

 

7.- Sicus Mediterrani dulce

  • La fermentación tiene lugar espontáneamente siempre con levaduras autóctonas seguido de una maceración con las pieles durante 26 días
  • A continuación se prensa y se vuelve a introducir en las ánforas donde descansará durante los siguientes 5 meses para finalmente llevarse a la bodega donde se almacena.
  • Producción limitada de 250 botellas. 15% vol.
  • Embotellado en Mayo 2014. PVP aprox. 35,00 €

Sicus Mediterrani 2012

La cata:

Llamativa vista de color marrón con tonalidades verdosas y marcada turbidez. En nariz desacan los aroms de higo paso, dulce de membrillo y tofe. En boca muestra una marcada acidez que lo hace fresco y nada empalagoso. Largo, envolvente y adictivo. Excelente.

 

Vasijas en la bodega Sicus

No me canso de proclamar que nos encontramos en España en uno de los momentos más “dulces”, vinícolamente hablando, con el refuerzo de “sabia” nueva que apuesta por partir de un origen común: el terruño.

Quizás lo más difícil sea conseguir el equilibrio en la naturaleza sin tratar de influenciar en ella con “mejorantes” ajenos que pueden conseguir cantidad, pero que quedan lejos de aportar calidad, y ésto es lo que hace que los vinos de los elaboradores que basan su producto final en ese equilibrio sean distintos, personales, sin articios y plenamente disfrutables.

Eduard, ¡sigue dejándote llevar por tu instinto!.

¡Salud y buen vino!

A %d blogueros les gusta esto: