Zweigelt Ancestral 2016 por

Zweigelt Ancestral 2016 por

Heaps Good Wine Co.

Si os comento que un neozelandés, Nick Gee, elabora este vino en la Baja Estiria (Eslovenia) lo primero que se os vendrá a la cabeza es preguntaros ¿qué hace un natural de las antípodas en la fría tierra eslovena?. A esta pregunta sólo hay dos posibles respuestas: una razón económia o el amor. Y como en las buenas películas románticas la respuesta acertada es la segunda.

Heaps Good Wine Co. es la pequeña bodega familiar de Nick Gee y de su esposa Marija, asentada en Slovenska Bistrica, al sur de Maribor. En 3,8 ha. que se reparten entre los viñedos de Oplotnica y Ritoznoj elaboran vinos desde 2010 con las castas Sivi Pinot (Pinot Gris), Chardonnay, Modri Pinot (Pinot Pinot), Zweigelt y Modra Frankinja (Blaufrankisch).

Bajo su máxima “minimal intervention. Let the vineyard speak”, salen al mercado entre 3.000 y 4.000 botellas de vino puramente artesanales, sina añadidos que la tierra no de y sin apenas intervención.

Zweigelt Ancestral 2016

Zweigelt Ancestral 2016

Elaborado con la uva zweigelt bajo el método ancestral. 12% vol. Agricultura ecológica. Servir entre 8º y 10º. Sobre los 18 €.

La cata:

Atractivo color frambuesa de capa baja con menisco cobrizo. Burbuja fina y viva. Elegante.

Aromas de fruta roja, sensaciones de brioche, limpio y sin complicaciones.

Burbuja cremosa. Buena acidez. Fresco, ligero y equilibrado. Hecho para disfrutar.

Como indico en la descripción del vino, está hecho para disfrutar. No le busquen tres pies al gato. Prácticamente lo tiene todo: presencia con un atractivo color, elegancia en aromas y frescura en boca con una excelente cremosidad.

Si se cruzan con él, se lo recomiendo ¡no siempre se disfruta con un vino de padre neozelandés asentado en Eslovenia y elaborado con uva zweigelt bajo el método ancestral!. Y si tienen a bien comentar sus impresiones, ya saben que están en su blog.

¡Salud y buen vino!

Los vinos de Adega Entreosríos en Barbanza e Iria

Los vinos de Adega Entreosríos en Barbanza e Iria

I.X.P. Barbanza e Iria

Que le digan a alguien que vamos a realizar una cata de vinos elaborados mayoritariamente con uva albariño, no sorprende a nadie, pero cuando se fija el objetivo en una bodega de la I.X.P. Barbanza e Iria, las cejas empiezan a despegarse y si a eso se añade que algunos de los blancos se embotellan con entre 18 y 24 meses en depósito más tres en botella, los ojos salen de las órbitas, pero si se remata con que uno de los vinos está elaborado con la casta “raposo“, el personal entra en fase de “ansia viva”.

mapa-Vino-Barbanza-e-Iria

Mapa de la zona geográfica del vino de Barbanza e Iria. Fuente: Xunta de Galicia.

Pues eso, más o menos, sucedió cuando nos acercamos a los vinos elaborados en Adega Entreosríos -también casa rural para dar descanso al cuerpo-, una bodega que parte de tierras con historia -no en vano de los vinos de Barbanza ya se hablaba en el s. XVIII; gran parte de los terrenos pertenecieron al Monasterio de la Merced (desamortizado en 1843) e incluso hizo vino con uvas de esos terruños el mismísimo Valle Inclán-.

A mediados del siglo XX entraron en fase de abandono en beneficio de actividades más lucrativas como el marisqueo o la pesca.

Para aquellos que se estén preguntando ¿dónde nos encontramos? -aunque la variedad albariño ya da cierta pista- Barbanza e Iria es una indicación geográfica protegida relativamente jóven -sus inicios son del 2006-, utilizada para designar los vinos de la tierra elaborados con uvas producidas en la zona vitícola del norte de la Ribera de la Ría de Arosa.

Viñas en bancales en Adega Entreosríos

Viñas en bancales en Adega Entreosríos

Comprende los términos municipales de: Catoira, Valga, Puentecesures, Padrón, Dodro, Rianxo, Boiro, A Pobra, Riveira y varias parroquias de Puerto del Son y Lousame, situados en las provincias de La Coruña y Pontevedra.

En esta Indicación, más rígida a nivel del uso de herbicidas y tratamientos fitosanitarios además de en producción que la vecina DO. Rías Baixas, se cultivan las variedades

  • Tintas: Mencía, Caiño Tinto, Brancellao, Espadeiro, Loureira Tinta y Sousón.
  • Blancas: Albariño, Godello, Palomino, Caíño Blanco, Loureira Blanco, Treixadura y Torrontés.
KK mencía-caíño 80-20

Mencía-Caíño 80/20

Las viñas situadas en cotas inferiores a 150 snm o casi al lado del mar al abrigo de la Sierra de Barbanza, con temperaturas que oscilan entre los 15º y los 24º y con un emparrado bajo para conseguir una perfecta aclimatación dan lugar a vinos atlánticos marcados por su carácter salino y una acidez que ha de ser mitigada, en la mayoría de los casos, por la realización de la maloláctica.

Adega Entreosríos

Adega Entreosríos así denominada puesto que el río que cruza la propiedad se divide en dos brazos que la deja en medio está localizada en A Pobra do Caramiñal. Cuenta con viñedos propios de 5 ha. y otras dos propiedad de viticultores de la zona sobre suelos orientados al SW.

Viñas Adega Entreosríos

Viñedos con edades comprendidas entre 15 a más de 50 años sobre suelos graníticos y esquistos propios de la península de Barbanza en los que se ha se han eliminado los herbicidas en el campo y en el tratamiento del viñedo.

Podemos decir que elabora dos líneas claramente diferenciadas y de entre los vinos catados habría que separar Casal do Monte 2011 y Altares de Postmarcos 2013, más tradicional, de los Komokabras, elaboraciones más “alocadas” cuyo máximo responsable es José Crusat, pero con excelentes resultados como pudimos comprobar.

Utiliza levaduras autóctonas y elabora entre 15.000 y 25.000 botellas anualmente

1.- Casal do Monte 2011

Casal do Monte

Elaboración monovarietal con 100% Albariño. Fermentación maloláctica natural. Embotellado transcurridos 18-24 meses y posteriormente mínimo de 3 meses de botella previa su salida al mercado. 12% vol.

Producción de 4.000-6.000 botellas anuales

La cata:

Bonito color amarillo con cierta evolución y reflejos verdoso. Compleja nariz con notas minerales (granito) que se acompañan por sensaciones empireumáticas (recuerdos de carburo), frutos secos y azafrán. En boca muestra una excelente acidez, elegante, cremoso y con un buen recorrido. Volúmen y cierta untuosidad.

 

2.- Altares de Postmarcos 2013

Altares

 

Monovarietal 100% Albariño con fermentación maloláctica natural, tras la que se realiza un trabajo de lías de 4 meses.

Las lías permanecen en depósito hasta el filtrado previo al embotellado. Embotellado transcurridos 18-24 meses y posteriormente mínimo de 3 meses de botella previa su salida al mercado

Producción de 10.000 – 12.000 botellas anuales

La cata:

Amarillo dorado, limpio y brillante. Boca compleja en la que destacan apuntes de brioche, mantequilla, recuerdos de laurel, sensaciones minerales, empireuméticas y manzana asada. Boca redonda y con volúmen. Vino serio, elegante y con muy buen acidez. Excelente.

3.-Komokabras Lías (Verde) 2015.

Komokabras Verde. Adega Entreosríos

Monovarietal 100% Albariño. Mezcla de dos depósitos, uno de ellos trabajado sobre lías y fermentación maloláctica, el otro no.

Embotellado a final de Agosto 2016 y posteriormente mínimo de 2 meses de botella previa su salida al mercado. Producción de 4.000 botellas. 12,5% vol.

La cata:

Bonito color amarillo. Limpio y brillante. Aromas iniciales de manzana ácida y de notas florales que dan paso a  apuntes tostados, minerales y toques cítricos que se acompañan por sensaciones salinas. Boca com buena acidez, fresco, muy agradable y goloso. Toque de ligero amargor final que lo hacen adictivo. Quizás sea el más “comercial”, aunque bendita sea esa “comercialidad”. Me ha encantado como a Santi Ribas de Colectivo Decantado.

4.- Komokabras Tinalla (Naranja) 2016

KK Naranja

 

Monovarietal 100% Albariño. Maceración con pieles (5 semanas) en tinaja de barro de 300 litros.

Crianza en la propia tinaja durante 10 meses.

Se trata pues de un vino blanco elaborado como un tinto, en donde el tanino de los hollejos aporta estructura y volumen

La cata:

De color amarillo con ligeras tonalidades anaranjadas. Nariz con notas cítrica y toques de fruta amarilla y blanca (pera) que se acompañan con apuntes terrosos (arcilla) y aportes florales y minerales. En boca se muestra un tanto plano en inicio para dar un cambio radical a mejor a lo largo de la cata.

5.- Vulpes Vulpes 2016 (variedad Raposo)

Vulpes

 

Monovarietal elaborado con 100% uva Raposo (Branco Lexítimo, Albarín). Y a José Crusat no se le ocurrió otra cosa que llamarlo Vulpes Vulpes, diccionario de latín en mano.

La añada 2016, procedente de mezcla de viñedos de 10 años de antigüedad y otras cepas de la zona de viñas de más de 100 años. Fermentación y reposo en depósito de acero sin trabajo de lías.

Embotellado en Septiembre del 2017. Producción total de 735 botellas. 13°. Acidez media con maloláctica realizada.

Raposo. Adega Entreosríos

Raposo o Blanco Lexítimo

La cata:

De tonalidad amarilla la diferencia la marca la nariz con aportes de hidrocarburo, minerales, flores blancas (cala) y sensaciones cítricas y salinas. En boca se muestra un tanto “acuoso” acompañado de buena acidez, pero de paso muy agradable. Hecho para disfrutar, sin duda.

 

Como conclusión, creo que la mejor definición de los vinos catados la hace Joan Gómez Pallarés en la segunda edición de su libro Vinos Naturales de España -se lo recomiendo- cuando dice textualmente:

“Un vino natural es el que te habla, desde la copa, del artesano que lo ha hecho, de la tierra donde han crecido y se han alimentado sus cepas, del clima, las lluvias, el frío y la sequía que ha pasado éste o aquel año, etc. Es el vino que te habla de todo esto con la máxima sencillez posible, con el menor número de interferencias en todo el proceso.”

No están todos los que son y estaremos pendientes de aquellos que, estando agotados, no hemos podido catar, como ese Komokabras amarillo que promete ser el blanco de año para www.elmundovino.com.

Además seguiremos pendientes de los vinos de la saga Crusat -no hay que olvidar a Manuel Crusat, primo de José del que ya hemos hablado en algún post-. Estoy seguro nos depararán grandes satisfacciones.

Espero que hayan disfrutado con el post, ahora les recomiendo que disfruten con los vinos que además cuentan con muy buena relación Calidad/Disfrute.

¡Salud y buen vino¡

Vinos de copa en boca: Camino de los Arrieros 2016

Vinos de copa en boca: Camino de los Arrieros 2016

Alvar de Dios, el protagonista.

No me canso de repetir que estamos en un excelente momento vinícola con la incorporación de nuevos nombres, de savia fresca, que han encontrado en este mundo, no sólo una forma de vivir, sino una forma de expresar lo que llevan dentro a través de sus elaboraciones.

Este es el caso de Alvar de Dios, jóven zamorano, que gracias a las buenas compañías (Fernando García, Oliviere Riviére o Daniel Gómez Jiménez Landi) tenemos hoy la realidad de un viñador , como diría Luis Gutiérrez -y no a todo el mundo le agrada el término, pero a mí si y ¡estoy en mi blog!- que elabora los vinos que a él le gusta beber. Más personales, imposible.

Alvar de Dios entre viñas en Las Arribes del Duero

Foto: www.elnortedecastilla.es/degustacastillayleon/

Que su nombre se ha dado a conocer por sus elaboraciones en Toro, es cierto, y que la mano ungida de Robert Parker, gracias a su representante para España -ya mencionado- también ha ayudado, pues ¡miel sobre hojuelas!, pero en este caso no comentaremos ninguna de sus elaboraciones toresanas -tiempo habrá-, sino un vino nacido en tierras de Fermoselle, la parte zamorana de Las Arribes del Duero.

 

Camino de los Arrieros 2016. El resultado.

Elaborado con uvas de juan garcía (60%) y rufete (30%) de viñas de entre 40 a 60 años de edad, aunque hay aportaciones (10%) de tempranillo, verdejo tinto y bastardillo, sobre suelos graníticos y arenosos. Vino de la Tierra de Castilla y León.

Las uvas son pisadas y el mosto fermenta con sus propias levaduras salvajes. Maceración de tres días y fermentación con remontajes diarios. Crianza de 10 meses en barriles de roble francés de 300 l. 13% vol. Servir a 16º. 4.800 botellas. 13,50 €.

Relación Disfrute-Precio: Muy buena.

Camino de los Arrieros 2016

La cata:

Color picota de capa media-baja con ribete cardenalicio. Hijo cromático de las uvas con las que está elaborado. Lágrima fina y lenta.

En nariz necesita aireación -no se asusten- para que despliegue aromas a fruta roja, minerales (granito), toques de verdor que le añaden frescura debido a la elaboración con raspón -Alvar me ha confesado que no tiene despalilladora, ni falta que le hace ateniéndonos al resultado-.

En boca muestra muy buena acidez. Es fresco, carnoso, directo y con una retronasal en la que vuelven a ser los protagonistas los aportes de fruta roja acompañados por las notas minerales y sutiles recuerdos balsámicos.

Un vino sencillo, que no simple, y muy agradable de beber con una crianza muy bien integrada. Adictivo, aviso.

Viñas de Camino de los Arrieros

 

Bueno pues aquí os dejo la puerta abierta para aquellos que quieran seguir a este jóven, no digo promesa, porque sus elaboraciones son toda una realidad y una fuente de principios en busca de casta, terruño y personalidad. Puede que se haya perdido un buen veterinario, pero lo que no me cabe duda es que hemos ganado con este cambio de rumbo. No le pierdan de vista, aunque de todas formas, por aquí le seguiremos la pista comentando sus vinos.

Ponganse cómodos, descorchen una botella de buen vino -y éste lo es- y disfruten. Ya saben que están en su blog.

¡Salud y buen vino!

Fotos: www.degustacastillayleon.es, Alvar de Dios y autor.

4ojoswines: Los ojos de la moscatel en El Puerto de Santa María

4ojoswines: Los ojos de la moscatel en El Puerto de Santa María

4ojoswines

Las chicas de 4ojoswines

Que hace dos años, en época de crisis, se lancen al ruedo vinícola tres mujeres en un mundo dominado por los hombres, con elaboraciones de uva moscatel de Alejandría, pero secos, y en un país en el que el consumo del vino roza lo mínimo permisible, hace de ellas unas auténticas heroínas, o al menos así las considero yo.

Olga Sánchez, Lucía Fuentes y Desirée Rodríguez, tres gaditanas que se conocieron cursando el Grado de Viticultura y que tienen su centro de operaciones en una nave de apenas 90 m2 en el Polígono Las Salinas de El Puerto de Santa María, son las protagonistas del proyecto 4ojoswines -4 porque en un principio había también un chico en el equipo- del que nacen, de momento los cuatro vinos que comentaré en este post.

Tres de sus vinos están elaborados con la variedad moscatel de Alejandría plantada en tierras de albariza del Pago de Balbaína, Finca La Blanquita, pero vinificándola para la obtención de una vino seco. La vendimia es manual realizada a muy temprana hora de la mañana para que la uva sufra lo menos posible. Posteriormente, se prensan en el lagar de la misma viña y se lleva el mosto hacia la bodega situada muy cerca de la viña.

Viñas de moscatel de 4ojoswines

Una vez en la bodega el proceso de elaboración es llevado a cabo de manera artesanal, dejando que se inicie una fermentación  espontánea durante 48 horas tras las cuales inoculan levaduras seleccionadas y dirigen la fermentación hasta el agotamiento total de los azúcares con un exhaustivo control de temperatura. De este mosto van a salir tres vinos blancos diferentes: Contratiempo, Molinero y Desvelao. El último vino que han elaborado es A Pulso, un maceración carbónica 100% syrah.

La producción es de unas 5.000 botellas con elaboraciones casi testimoniales, como esas 230 botellas de Molinero o las 75 de Desvelao. Con todo, algunos como Ángel León, jefe de cocina de Aponiente, ya se han quedado prendados por sus vinos y no sólo han incluido una de sus referencia en carta, Contratiempo, sino que este año han elaborado un vino especial que sólo se servirá en el restaurante del “Chef del mar”, aunque espero que me guarden un par de botellas para poder probarlo y comentarlo en este mismo blog, si es posible, claro.

Los vinos:

1.- A Pulso 2017

 

A pulso 2017 en copa

Primer vino elaborado como maceración carbónica de la provincia de Cádiz con uva 100% syrah de viñedos de la Finca Parrilla Alta, situados en San José del Valle. 12% vol.

Llegado el momento del descube se procede a prensar los racimos exclusivamente por pisado. No se ha utilizado ningún tipo de clarificante.

La cata:

Precioso color frambuesa con menisco ligeramente azulado. Aromas a fruta roja y negra con toques lácticos y punta cítrica (sanguina) que se acompañan por aportes florales. Boca con buena acidez. Fresco, ágil, elegante y con buen paso de boca.

Vino con muy buena intensidad y aromática. Frutal, fresco y con un punto de verdor que me encanta. Elegante y adictivo. Buen vino para disfrutar desde ya.

 

2.- Contratiempo 2016

Contratiempo 2016 en copa

 

Vino jóven, seco de uvas moscatel de Alejandría del viñedos de la Finca La Blanquita, plantados en suelos de albariza. 12,5% vol.

Ha permanecido 5 meses en reposo en depósito de acero inoxidable para una estabilización natural del vino. No se ha utilizado ningún tipo de clarificante.

La cata:

Precioso color amarillo verdoso. Limpio y brillante. Nariz marcada por las notas cítricas, membrillo fresco, albariza y toques de lila y florales que se acompañan por aromas de la propia variedad. En boca muestra buena acidez. Es elegante y de buen recorrido con sensaciones cítricas, minerales y florales. Buen retrogusto con un recuerdo ligeramente amargo al final.

Excelente elaboración de un moscatel seco de El Puerto de Santamaría. Buen trabajo. Para beber y disfrutar por cajas. Rico, rico.

 

3.- Molinero 2017

Molinero 2016 en copa

100% moscatel de Alejandría y 11% vol. Una parte del mosto ya fermentado pasa a madera que ha contenido oloroso para someterlo a una crianza oxidativa en contacto con sus lías durante tres meses, aplicándole dos veces a la semana el método conocido como batonage. De aquí obtenemos el segundo producto de la gama Molinero con una producción  limitada a 573 botellas. Vino no sometido a clarificación.

La cata:

Llamativo color amarillo con reflejos verdosos. Limpio. Aromas de la variedad moscatel que acompañan a notas cítricas, rosa fresca, maracuyá, sensaciones terrosas y recuerdos salinos. Entrada fresca, cítrica, elegante, con nervio. Retro con aportes de la variedad, fruta tropical, sin empalagar, y toques florales (rosa, cala) dentro de un buen recorrido en boca.

 

4.- Desvelao 2017

Desvelao en copa 2016

Tercera vinificación llevada a cabo un tanto inusual, ya que se realiza una crianza biológica en depósito de acero inoxidable, dando lugar a el vino más complejo de los tres blancos debido a los aportes que las levaduras del velo de flor tienen sobre él. La producción de Desvelao es mínima 410 botellas solamente han salido este año. 11% vol.

La cata:

Amarillo ligeramente verdoso. Untuoso en agitación. Aromas de la variedad acompañados por sensaciones tropicales (lichis) y  minerales dentro de una sensación más “huraña” en nariz que sus hermanos blancos. En boca mantiene una muy buena acidez. Es fresco, elegante y con buen ataque. Retronasal en la que quedan fijados los aportes de la variedad, las notas frutales y los recuerdos de flores blancas.

Me ha gustado y mucho. Tal vez sea el menos intenso comparándolo con Molinero y Contratiempo aunque se muestra serio y muy agradable de beber con sensaciones “punzantes” que lo diferencian de sus hermanos.

¿Quién dijo qué era fácil? 4ojoswines

¿Quién dijo qué era fácil?

En resumen, no las pierdan de vista, que para eso 4 ojos ven más que dos. Seguramente seguiremos hablando de ellas porque no han parado y los proyectos surgirán y habrá que estar al tanto de éste como de otros ya lanzados, entre los que encontramos a Bodegas Forlong, también en El Puerto de Santa María.

De momento han elaborado vinos “tranquilos”, pero por ahí algo he leído que pueden dar toques a vinos “generosos”. Esperaremos de todas formas las novedades que vayan saliendo de estas tres valientes mujeres que han roto con la tradicional la elaboración de vinos dulces con moscatel de Alejandría dentro de el Marco.

Lo dicho, si consiguen alguna botella, es que son buenos rastreadores. Disfruten y pónganse cómodos. Están en su blog.

 

Vinos de copa en boca: Fazenda Prádio 2015

Vinos de copa en boca: Fazenda Prádio 2015

Fazenda Prádio.

Fazenda Pradio

Fazenda Prádio es una pequeña bodega que se encuentra en plena Ribeira Sacra, en el pueblo abandonado de O Pacio de Carracedo, A Peroxa. Cuenta con 10 hectáreas de terreno a escasos metros del río Miño. Sus 5 hectáreas de viñedo abancalado rodean la bodega y acogen 10.000 cepas de variedades minoritarias (Merenzao, Brancellao, Caiño, Loureira, Dona Branca y Mencía).

En la actualidad, Martina y Xabi Pradio siguen los pasos de sus abuelos, Juan y María y Segundo y Marina, y de sus padres, Manuel y Carmen, manteniendo una filosofía de vida que conlleva tanto el trabajo en viña y bodega, como el desempeño de tareas propias de enoturismo en una antigua casa de piedra (1866), completamente rehabilitada.

La viña:

Fazenda Pradio - Viñas junto al Miño

Viña orientada al  sur, sur-este a escasos 500 metros de altitud, sobre suelo granítico y con conducción en espaldera a doble cordón royat. Rendimientos de 1,5 kg por cepa o 3000 kg hectárea.

La agricultura es sostenible primando el respeto al entorno, cepaje, suelo y uva. El objetivo, calidad y salubridad de los racimos. Así mismo, las elaboraciones no contienen aditivos ni correcciones, salvo sulfuroso en bajas concentraciones.

Fazenda Pradio. Viñas Reposo-invernal

 

Fazenda Prádio 2015.

100% mencía. 12% vol. Tinto jóven.

Palacio de Carracedo. A Peroxa. Orense. Ribeira Sacra.

Mencía plantada en 2002 en bancales arenosos sobre granito y encubada directamente. Fermentación alcóhólica en inox de inicio. Maloláctica en inox.

Fazenda Pradio 2015 en copa

La cata:

Color rubí de capa media-baja y ribete con reflejos azulados. Bonito.

Nariz franca y directa con un claro predominio de la fruta roja acompañada por los aportes minerales del terruño y ligeros apuntes de verdor y balsámicos (¿uso de raspón?).

Boca con buena acidez, fresco y con ese toque rústico (vamos a definirlo como “imperfecto”), que me encanta y le dota de personalidad.

Vino muy agradable y fácil de beber con una retronasal en la que aparecen sutiles recuerdos florales de pétalos de rosa. Rico. Para disfrutar de inmediato y si es desde Fazenda Prádio “desparramando” la vista por las vistas junto al Miño, para levitar.

De paso, si quiere hacer un flasback entre vinos de la Ribeira Sacra aquí catados les dejo el siguiente enlace.

¡Salud y buen vino!

Fotos de bodega y autor.

 

De copa en boca: Rosso di Valtellina 2015

De copa en boca: Rosso di Valtellina 2015

Viñas de ARPEPE

Valtellina

Haciendo frontera con Suiza nos encontramos en la región alpina de Valtellina con un valle de origen glaciar atravesado por el río Adda, que se extiende de este a oeste por 120 kilómetros, desde el paso de Stelvio hasta el lago de Como.

Encerrado entre los Alpes y el Orobie, el valle corre paralelo al arco alpino, beneficiándose de un microclima único. Desde el amanecer hasta el atardecer, el sol calienta el viñedo en terrazas  completamente expuestas al sur y mitigadando los vientos frescos del norte.
Las paredes que forman los bancales soportan suelos pobres compuestos de rocas de granito escamado, donde, desde el comienzo de los tiempos, las raíces del Nebbiolo de los Alpes han encontrado la nutrición necesaria para el desarrollo de una variabilidad genética propia.

Valle Valtellina

En este valle se encuentra la Bodega AR.PE.PE, abreviatura de Arturo Pelizzatti Perego, que podríamos definir como un Ave Fénix ya que nace en 1860, con la unificación de Italia, y  renace en 1984 después pasar por varias grandes empresas y de décadas sumida en la elaboración de “vinos de mierda”, como los define Isabella Pelizzatti, hija de Arturo  y que junto con sus hermanos forman parte de la quinta generación de viticultores.

Hijos de Arturo Pelizzatti

Hijos de Arturo Pelizzatti

Arturo Pelizzatti Perego, tras la desaparición de la bodega por disputas familiares en 1960,  recupera en 1984 unas 10 ha. de los antiguos viñedos y dos años más tarde compra las antiguas bodegas familiares con la finalidad de demostrar que se podían elaborar vinos de calidad.

En diciembre de 2004 fallece Arturo Pelizzatti, dejando en manos de sus hijos Isabela, Emanuele y Guido, bodega y viña.

 

Viñedos ARPEPE

En la actualidad AR.PE.PE gracias a los viñedos de la variedad Nebbiolo plantados en las laderas típicas de la región , allí conocida como Chiavennasca, siguen elaborando de forma tradicional y manual llos vinos que hacía su padre Arturo. Vendimias manuales por lo agreste del terreno, maceración de mostos entre 15 a 30 días en grandes tinas de madera abiertas, fermentaciones con levaduras autóctonas y con una pequeña adicción de SO2 en el embotellado y envejecimientos en botti de roble viejo y en botella antes de salir al mercado.

La Cata:

Rosso di Valtellina 2015

Elaborado con 100% nebbiolo. 12,5 % vol.. crianza de 6 meses en botte.

DOC Rosso di Valtellina. Sondrio. Lombardía. Italia. Ficha de bodega.

Bonito color rubí de capa baja. Limpio y brillante. Atractivo.

Aromas a frutos rojos (sandía) acompañados de notas florales y toques terrosos y de hojarasca.

Boca fresca y con buen ataque y acidez. Muy agradable de beber.

De mediana intensidad y con una retronasal en la que las notas olfativas vuelven a marcar sensaciones frutales, horarasca y florales.

Beber a unos 16º.

Rico. Para beber sin concesiones y que se ajusta a un abanico amplio de maridajes. Me ha gustado. Seguimos aprendiendo y disfrutando.

¡Salud y buen vino, cari amici!

Fotos de bodega y autor.

A %d blogueros les gusta esto: