De copa en boca: AMA 2015

De copa en boca: AMA 2015

Bodega Gorka Izagirre.

En pleno vallde de Asúa (Vizcaya)  nace en el 2005 un proyecto en el que se aúnan el mundo del vino, con la Bodega Gorka Izagirre, y el mundo de la gastronomía de la mano de Eneko Atxa.

En la actualidad cuentan con colaboración de 25 viticultores, distribuidos por varios municipios, que aportan sus 40 hectáreas, plantadas con las castas Hondarrabi Zuri y Hondarrabi Zerratia bajo el sistema de espalderas especialmente altas y divididas en pequeñas parcelas marcadas por las fuertes pendientes orientadas al SE buscando el sol de la mañana, para eliminar cuanto antes el rocío vespertino, y la deseada aireación.

En bodega se vinifica cada parcela y cada variedad por separado buscando las diferencias de cada zona buscando la personalidad y el carácter que en el resultado final, en el vino, aporta la terna casta-clima-suelo.

El vino.

AMA, «madre» en euskera, es una selección de Hondarrabi Zerratia (Petit Corbu) de la viña Astorkeka con 1,8 ha.

Vendimiada el 23 de octubre de 2015 es una de las cosechas más cálidas que se recuerdan. Rendiemiento 4.000 kg/ha. D.O. Bizkaiko Txacolina.

En su elaboración se parte del mosto lágrima que se fermentó un 90% en acero inoxidable y un 10% en barrica nueva de roble francés de grano fino. Posteriormente tras una crianza con lías de 2 meses se realiza un coupage con los vinos resultantes para que maduren durante 22 meses. 13,5% vol.

Finalmente se embotelló el 21 de diciembre de 2017 obteniéndose 5.160 botellas de 0,75 cl. y 418 botellas magnum. PVP: 34 €, pero la Relación – Precio – Disfrute es realmente excelente.

La cata.

Destaca por su preciso color amarillo verdoso, limpio y con lágrima fina y densa.

Aromas complejos con una paleta aromática de sensaciones cítricas, fruta amarilla, mantequilla y brioche, flores amarillas (acacias y cala), recuerdos minerales (pedernal), apuntes de hidrocarburos y toffe y una gran intensidad.

En boca presenta un excelente ataque, fresco y con muy buena acidez, sensación de volúmen, largo, elegante y muy disfrutable.

Retronasal compleja con sensaciones ahumadas elegantes y muestras de tener muy buena longevidad que nos hará volver a recatarlo.

Excelente vino que refuerza la idea inicial de la bodega en elaborar vinos «txacolís» que apuesten por la longevidad y mejora en el tiempo. Espero tener la oportunidad de volver a catarlo para confirmar los buenos mimbres y sensaciones que aporta este AMA 2015.

Sin duda, los que los tacharon en sus inicios de elaborar txacolís «viejos» tendrán que retractarse en sus afirmaciones y comprobar en la elegancia, el volumen, la untuosidad, complejidad y recorrido no están reñidos con las castas autóctonas para dar lugar a excelentes vinos.

No es la primera vez que cato vinos de esta bodega ni de la zona y los tenéis en el blog por si os interesan. Con indicar en el buscador «txacolí» los tenéis todos.

Como estamos en Semana Santa y aunque estemos confinados, si pueden hacerse con alguna botella, pueden acompañarla con un buen potaje de vigilia y luego me cuentan.

¡Salud y buen vino!

Fotos de la Bodega y autor.

De copa en boca: Sí o Sy 2015

De copa en boca: Sí o Sy 2015

Hoy quiero compartir con vosotros en esta tercera semana de confinamiento por causa del coronavirus un vino elaborado por Bodegas y Viñedos del Jalón con uvas 100% syrah provenientes de viñas plantadas en laderas de entre 650 y 1050 msm sobre suelos de pizarras enmarcadas dentro de la D.O. Calatayud.

Vinificación: Suave prensado. Maceración en Frío. Fermentación en tanques de inoxidable y a temperatura controlada de 22ºC durante 20-30 días. La fermentación maloláctica se realiza en depósitos subterráneos en contacto con sus burbas finas (conjunto de materias sólidas contenidas en el mosto: trocitos de raspones y hollejos, pepitas, etc. y que no suponen normalmente más del 1% del peso del mosto).

El vino ha realizado una crianza de 6 meses en barricas de roble francés. 14% vol. Temperatura de servicio recomendada entre 16º y 18º C. PVP sobre los 10€ (en mi opinión, una auténtica ganga si hablamos de Relación Calidad-Precio-Disfrute).

La cata:

El vino, dentro de lo que la bodega denomina Las Pizarras colección, muestra una preciosa vista color picota de capa alta con ribete carmesí. Intenso, limpio y con lárima fina y densa. Muy atractivo.

Aromas intensos de fruta roja y negra acompañados de sensaciones balsámicas (regaliz), aportes florales (violetas), ligeros apuntes tostados y recuerdos de cacao, mentolados y especiados.

En boca tiene buen ataque. Fresco, con volumen e intensidad. Muy equilibrado y con un recorrido que muestra un tanino goloso y con cierta rugosidad. En retronasal se muestra un predominio de las sensaciones especiadas y balsámicas que son acompañadas por aportes minerales.

Lo dicho, un vino realmente muy disfrutable y que acompañará en estos días de reogimiento -obligatorio- a quesos, guisos, estofados y carnes a la brasa.

¡Salud y buen vino!

De copa en boca: Sa Rota Reserva 2009

De copa en boca: Sa Rota Reserva 2009

La historia.

La historia nos habla de la existencia de la posesión de Sa Torre hacia el año 1369 y que el amo de la posesión la mandó construir cuando vio cumplido su deseo de tener un varón, siendo conocida en la isla por la singular capilla de estilo neogótico levantada en sus inmediaciones y que preside los terrenos que se extienden entre Llucmajor y el Cap Blanc.

Todo empezó cuando Miguel Sastre Bordoy adquirió en 1.993 las parcelas «Els camps de Sa Vinya» y «s’Aujub Vermell», pertenecientes a la finca «Sa Torre» con la ilusión de que aquellas tierras que habían cobijado a las viñas siglos atrás fueran de nuevo un viñedo.

El viñedo consta de 20,6 hectáreas y está estructurado en trece parcelas, según tipo de suelo, variedades y año de plantación. Cultivamos variedades locales mallorquinas junto con otras foráneas. Como variedades tintas cultivamos Callet, Gargollassa, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. Como variedades blancas contamos con Prensal Blanc, Giró Ros y Chardonnay.

El clima.

El clima de esta zona es de carácter mediterráneo semiárido y guarda sus peculiaridades. Estamos en la parte más árida de la isla, con una pluviometría muy baja y una fuerte insolación que beneficia a la viña con producciones más bajas pero de mayor calidad. Los inviernos son ligeramente fríos, con una pluviometría que oscila entre los 300 y los 400 mm/año y los veranos son secos y calurosos, con valores medios de irradiación solar que superan las 2.800 horas al año.

El suelo.

El viñedo está situado en plena marina de Llucmajor (Mallorca). La proximidad del mar supone una gran influencia para los suelos, que a poca profundidad están formados mayoritariamente por “terra de marès” que es un tipo de roca arenisca que se forma por litificación de las dunas marinas.

Estas rocas están formadas principalmente por pequeños fragmentos de fósiles con cementación caliza. Otras veces presenta mezcla de arenas y conchas fósiles, llegando a veces a encontrarse estratos puramente formados por conchas fósiles. Estas características del suelo permiten un buen drenaje, y esto, junto con la escasa presencia de materia orgánica y la facilidad de penetración radicular, hace que el cultivo de la vid se realice en condiciones optimas obteniendo bajas producciones de uva.

Sa Rota Reserva 2009.

Las rotas o rotes eran parcelas de bosque, monte o erial, con una extensión de una cuarterada y dependiente de una posesión. En los siglos XV y XVI se encuentran ya documentos referentes a la existencia de rotes y roters en la zona de la Marina de Llucmajor. Los roters eran los campesinos que cuidaban y cultivaban esas parcelas a cambio de dar parte de la cosecha al propietario de la finca. Las viñas de Bodegas Bordoy se encuentran en una de esas rotes que antiguamente pertenecían a la finca de Sa Torre.

La cata:

Sa Rota reserva 2009 elaborado por Bodegas Bordoy con las uvas syrah, merlot y cabernet sauvignon dentro de la D.O. Pla i Llevant.

Envejecido durante 24 meses en barricas de roble y con un 15% vol.

En vista presenta una preciosa vista de color rubí de capa media con un ribete atejado, muestra de que la evolución cromática en el tiempo va dejando su huella. Lágrima fina y lenta.

En nariz se muestra complejo, presentando aromas limpios de fruta negra compotada acompañada de sensaciones de flores azules, cacao, apuntes balsámicos y recuerdos especiados, cuero, humo y notas de tinta china.

Boca elegante, fresca y con buen ataque en el que aún se muestra el tanino un «pelín» secante y agresivo, pero con muy buenas sensaciones. Vino con cuerpo, estructura y un perfecto equilibrio acidez-alcohol que le aporta frescura.

Buen recorrido, largo y con una retronasal marcada por las notas de crianza. Final goloso, largo y con unas sensaciones finales de cacao que son una delicia.

En resumen un elegante vino mallorquín marcado por complejas sensaciones aromáticas, perfecto equilibrio, volumen, intensidad y recorrido.

Aún siendo un 2009 le queda tiempo en botella para limar ese tanino aún muy vivo, pero que no le resta nada para ser ahora plenamente disfrutable.

Recordar que ya está en el mercado la añada 2015, que no he probado, por si hay algún enochalado que quiera aportar sus sensaciones.

¡Salud, buen vino y cuídense!

Información y fotos de Bodegas Bordoy

Foto cata del autor.

De copa en boca: Delit 2016

De copa en boca: Delit 2016

Delit Plaer de Monstrell 2016 Cepas viejas 

No es la primera vez que cato en el blog vinos de Finca Collado elaborados bajo la batuta de Joan Guía dentro de la D.O. Vinos de Alicante, aunque sí es el primero que pruebo un trabajo suyo realizado completamente con uva monstrell.

Elaborado a partir de viñas de monastrell de más de 50 años situadas en parcelas de limitada producción al lado de la laguna de Salinas, entre Monovar y Salinas., realiza la maloláctica con lías en barrica de roble francés y 3 batonagges. Crianza de 12 meses en barrica de roble francés. 14,5% vol. PVP sobre 16 €.

 La cata:

Precioso color picota de capa alta y menisco carmesí. Lágrima fina y densa.

Aromas de fruta negra madura acompañada de toques de regaliz, café, picadura de tabaco y sensaciones lácteas.

Excelente equilibrio y acidez que matizan los 14,5% vol. dotándolo de frescura. Boca sedosa. Tanino goloso, pero no secante. Muestra un buen recorrido y muy buena intensidad final en las que vuelven a resaltar los aportes aromáticos. Redondo y con volumen.

Vino que está en buen momento para disfrutarlo en compañía de asados y platos de cuchara invernales, aunque tiene mimbres para mejorar.

Realmente un buen trabajo con la uva monastrell.

 

De copa en boca: The Hermit Ram blend 2017

De copa en boca: The Hermit Ram blend 2017

The Hermit Ram Blen 2017 Skin Fermented

Canterbury skin. Ferment fiel blend.

The Hermit Ram es el proyecto personal de Theo Coles en North Canterbury, Nueva Zelanda, en el que experimenta con estilos de vino que él quiere hacer.

Todo comenzó en 2002 cuando me topé con un grabado de un gran carnero de aspecto retorcido parado en un campo durante mis viajes. Era desafiante, un poco salvaje, tenía un encanto del viejo mundo y era muy neozelandés. Lo compré, lo enmarqué y lo colgué en mi salón.

10 años después estaba sentado en mi sofá contemplando cómo presentaría el vino en botella y alcé la vista. Allí, mirándome a la cara, estaba el grabado enmarcado del carnero (Ram). Todo tenía sentido. Entonces «The Hermit Ram» (El carnero hermitaño) nació.

En 2012 encontró Limestone Hills Vineyard, un viñedo en Waipara Gorge perteneciente a su amigo Gareth Renowden y en el que tenía plantadas unas cepas de Pinot Noir cultivadas de forma orgánica sobre suelo calizo puro que le enarmoraron.

Desde entonces fue cultivando otros pequeños viñedos en la misma región de North Canterbury siguiendo con el espíritu de trabajar con técnicas de elaboración antiguas aprendidas en el «viejo mundo».

Todas las cepas se cultivan a mano de forma artesanal y respetuosa (tienen el cerfifiocado BioGro) y los vinos se hacen de forma natural, con la menor interferencia posible. Se embotellan sin filtrar ni clarificar y con una cantidad mínima de azufre.

Este vino es una mezcla de viña de Riesling, Chardonnay, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Gewurztraminer proveniente de uno de los primeros viñedos plantados en North Canterbury.

Tras la fermentación, se prensó suavemente y el vino pasó a hacer la fermentación maloláctica y a madurar en barricas viejas de tostado neutro. Embotellado sin filtrar ni clarificar y con una dosis de So2 de 20ppm

Región de Canterbury. Waipara Valley. Nueva Zelanda.

La cata:

Color de pétalo de rosa seca con menisco atejado. Abierto de color. Muy atractivo.

Aromas complejos en los que se entremezclan sensaciones de crianza, terrosas, minerales (calizas), pétalos de rosa y una conjunción de recuerdos a frutas rojas y blancas.

En boca muestra muy buena acidez, crujiente. Fresco, agradable y con buen recorrido.

Retronasal en la que la complejidad olfativa vuelve a ser la protagonista dejando un final ligeramente amargo muy agradable.

Me pareció un «clarete» -en el mejor sentido de la palabra- realmente bueno en todas las fases: visual, olfativa y gustativa, aunque he de reconocer que no es apto para todos los públicos, pero siempre está bien intentar «ampliar horizontes». El saber – y el disfrute- no ocupan lugar.

No es la primera vez que me adentro en terrenos neozelandeses y en el buscador podréis también disfrutar con algunas catas de vinos «kiwis». Como apretivo os he dejado un enlace, el resto es cuenta vuestra.

¡Salud y buen vino!

Fotos Nicky Claridge y Hermit Ram

Fotos cata: autor.

De copa en boca: 42 by Eneko Atxa

De copa en boca: 42 by Eneko Atxa

42 by Eneko Atxa 2015

Elaborado por la Bodega Gorka Izaguirre (perteneciente al grupo en el que también se encuentra Eneko Atxa, chef «estrellado» -por la Guía Michelin– al mando del restaurante Azurmendi) con un 100% de uva Hondarribi Zerratia de un viñedo de 3 ha. dentro de la DO Bizkaiko Txakolina y con una edad de 15 años.

42 by Eneko Atxa fermenta y se cría sobre lías con batonages diarios durante 10 meses en una tina de roble francés de 5.000 litros de capacidad antes de pasar a redondearse en botella. 13% vol.

Servir sobre los 12º C. Es un vino blanco, pero no me lo «enfríen» demasiado.

La cata:

Muestra un precioso color amarillo intenso con reflejos verdosos, lágrima fina y densa. Untuoso.

Sensaciones aromáticas complejas e intensas en las que se muestran aportes de fruta amarilla con toques cítricos (pomelo), apuntes ahumados, bollería fina (brioche), mantequilla, elegantes tostados y recuerdos de frutas tropicales.

Boca con excelente acidez y tensión, largo, elegante, glicérico, salino y con una sensación de ligero amargor final que lo hace más apetecible.

Excelente exponente de los «nuevos txacolís» en los que se muestran las características propias de identidad de fruta y terruño tanto en fase olfativa como gustativa.

La crianza en madera se ha realizado de forma tan perfecta que, aún mostrando características de la misma, se muestra totalmente conjuntada con el aporte frutal. Elegancia pura.

Me ha encantado. Para recatar o, mejor dicho, para volver a disfrutar.

Yo lo he maridado con un bacalao fresco a la plancha acompañado de cuscus con okra y kale, pero haría también buena «pareja» con pescados asados o ahumados.

Por cierto, yo no le doy más importancia que la que tiene, pero si a todo lo demás le añadimos que ha sido seleccionado Gran Medalla de Oro y el Trofeo del Mejor Vino Blanco en el Concurso Internacional de Bruselas, pues miel sobre hojelas.

PVP 19,90 € y vale lo que cuesta.

¡Salud y buen vino!

Foto de cabecera de Bodega Gorka Izagirre.

Foto del vino: autor.