De copa en boca: Javier Sanz verdejo 2017

De copa en boca: Javier Sanz verdejo 2017

https://elbaranda.com/wp-content/uploads/2018/02/Uva-verdejo-de-Javier-Sanz.jpg

Muchas veces cuando hablamos  de vinos «básicos» tendemos a dar la impresión de que son los vinos para hacer «cash» y que se alejan de todos los parámetros que debe de cumplir una elaboración que debe de reflejar casta y terruño. Pero no todo es blanco ni negro, o blanco y tinto, y Javier Sanz verdejo 2017 es un «básico» con personalidad marcada tanto de uva como de zona y con una excelente RCP (9 € PVP), que todo cuenta, a pesar de que aún hay personal que se escandaliza por pagar este precio por un «blanco». ¡Queda camino por hacer!.

https://elbaranda.com/wp-content/uploads/2018/02/Suelos-de-canto-rodado.jpg

Elaborado con 100% verdejo de viñas de entre 40 y 60 años que desarrollan su actividad en 45 ha. sobre una superficie formada por cantos rodados que marcan su carácter mineral.

La vendimia comenzó el 21 de agosto con Sauvignon Blanc y sobre finales de Agosto, primeros días de Septiembre, ese empezó con la verdejo. La maceración se hace en frío durante 6h, la fermentación controlando la temperatura es durante unos 14 días y por último está 2 meses de maceración con lías finas en el depósito. 13% vol.

https://elbaranda.com/wp-content/uploads/2018/02/Javier-Sanz-2017.jpg

Cata:

Precioso color amarillo pajizo con menisco verdoso. Intenso. Lágrima fina y densa. Sensaciones aceradas en agitación. Elegante.

En nariz predominio de las notas de hinojo, anisados y heno recién cortado sobre un fondo mineral de canto rodado que aporta estructura. Limpio y fragrante.

En boca muestra una excelente acidez y una retronasal que nos devuelve, cual «deja vu», a las sensaciones olfativas. Largo en recorrido y con sensaciones finales ligeramente amargas que lo hacen adictivo. Me ha gustado y mucho. Franco, sin artificios y marcado por la sinceridad de la casta.

https://elbaranda.com/wp-content/uploads/2018/02/Javier-Sanz-en-copa-1.jpg

 

Excelente ejemplo a seguir con el fin de reivindicar vinos elaborados con verdejo marcados por las notas «puras» de la casta huyendo de los artificios que lamentablemente se han llevado a cabo para «homogeneizar» los gustos de aquellos que se han acercado a estos vinos bajo el hipnotismo de frutas tropicales, empalagosidad y «platanitis». Ahora hay que trabajar en sentido contrario y cambiar los gustos creados artificialmente para volver a disfrutar de elaboraciones en las que hable el terruño y la casta.

Lo dicho, sienténse, descorchen y disfruten. Están en su blog.

 

Proyecto 3 Miradas de Alvear: la fusión perfecta entre casta y terruño.

Proyecto 3 Miradas de Alvear: la fusión perfecta entre casta y terruño.

Siempre es un placer contar con un representante de la bodega para que nos cuente o nos aclare los entresijos de los vinos que allí se elaboran, y en esta ocasión se acercó Javier Noval, Director Comercial de Bodegas Alvear, para ilustrar al Enolobby Charro sobre un proyecto del que había oído hablar y que estaba deseando «disfrutar»: el Proyecto 3 Miradas.

Javier Noval. Bodegas Alvear

Esta mirada atrás se inició con el Equipo Navazos y la aparición de los vinos Navazos-Niepoort hace ya más de diez años, que tenían como finalidad la recuperación de elaboraciones de vinos biológicos sin encabezar que habían nacido en Cádiz en la segunda mitad del s. XVIII y cuya vida se alargó durante todo el siglo XIX. En cierta forma lo «nuevo» hoy es un retorno al pasado.

En esta ocasión la unión de Bodegas Alvear con Bernardo Lucena a la cabeza junto con Alfonso Torrente y Roberto Santana del grupo Envínate marcaba un objetivo: la recuparación de vinos elaborados de forma ancestral a como se hacían en Montilla en el s. XVIII con una serie de condiciones comunes:

  1. Partir de viñedos recuperados que han sido clasificados como de Calidad Superior en la Sierra de Montilla.
  2. Viñas de 40 a 60 años de Pedro Ximenez
  3. Mostos recogidos a 11,5º – 12,5º en perfecta maduración y sin esperara a que alcancen los 15º exigidos para la elaboración de finos.
  4. Rendimientos bajos.
  5. Mostos fermentados en tinajas de hormigón de 150 y 300 arrobas en el Lagar de Las Puentes, bajo velo de flor, durante 8 meses, tanto las elaboraciones con pieles como las elaboraciones sin ellas.
  6. Realización de una ligera crianza en bota.

Esta edición 2016-2107 es la primera compuesta por 3 miradas. Dos son las que comentaré y la tercera se hará esperar ya que está envejeciendo en bota un tiempo no determindado.

Por cierto, les recomiendo la excelente entrevista que le hizo Concha Herrero sobre el Proyecto a Roberto Santana en el blog de Bodeboca.

El año que viene habrá que esperar la sorpresa de nuevos vinos provenientes de otros pagos, distintas elaboraciones y tipologías. ¡Paciencia! Ya sabemos que lo bueno se hará esperar.

Mirada a Mirada, parcela a parcela

Primera Mirada

Vino de aldea, vino del municipio de Montilla y su sierra, mezcla de las diferentes parcelas que se han vinificado con pieles y sin pieles, dando lugar a un ensamblaje definido como «Vino de Pueblo».

Vino de Pueblo 2016

Catamos este vino en último lugar ya que al ser el producto de varias parcelas nos pareció buena idea para intentar observar y descubrir el aporte de las distintas parcelas. 12,5% vol.

Cata:

Color amarillo con ligera turbidez. Lágrima viva. Expresiva nariz con aportes minerales (pedernal), punta cítrica, nueces, punto de hinojo, toques de tofe y de manzana verde. Boca marcada con una excelente acidez, cierta golosidad, largo, largo, con una tanicidad de la fruta elegante y sutil.

Segunda Mirada:

Colección limitada que sale al mercado en caja de seis botellas. Viñas viejas y plantadas en vaso de los pagos de La Viña de Antolín, Cerro Macho y El Garrotal. Un mosto es elaborado sin pieles y otro con pieles (skin contact) con unos meses bajo velo de flor.

Parcela La viña de Antoñín:

Situada a 525m de altitud y orientación oeste. Se encuentra situada dentro del paraje de Riofrío Alto. Viñas viejas de Pedro Ximenez y algo de Vidueño, trabajadas por el viticultor Pablo Delgado.

La viña de Antoñín 2016. 12% vol.

Antoñin

Cata:

Brillante, limpio, amarillo intenso. Nariz marcada por las notas minerales (tiza), frutos secos, levadura flor, sutiles hinojo y toques de nata. Boca con muy buena sapidez, largo, fresco, elegante y complejo.

La viña de Antolín Skin 2016. 12% vol

Antoñin Skin

Cata:

El aporte de las pieles marcan un amarillo más intenso que desarrolla en nariz aportes de cáscara de naranja, lavanda, romero tomillo, sutiles minerales, toques de membrillo, tofe. Menos potencia olfativa y menos floral en nariz que el hermano sin pieles.

Boca con excelente acidez, largo, complejo, con más estructura y manteniendo más la intensidad aromática a lo largo de la cata. Excelente.

Parcela El Garrotal

De orientación este y a 570 m de altitud. Se encuentra también en el paraje de Riofrío Alto, pero a mayor altura. Viñas viejas de PX trabajadas por el viticultor José Rosa.

El Garrotal 2016. 12,5% vol.

El Garrotal

Cata:

Color amarillo con ribete verdoso, itenso. Aromas minerales (tiza), frutos secos, aportes de hinojo y toques de brioche. Boca con buena acidez y más golosidad que las Miradas anteriores. Sutil tanicidad de la fruta que se nota en las encías. Fresco, sápido, con más peso en boca y largo.

El Garrotal Skin 2016. 12,5% vol.

El Garrotal Skin

Cata:

En vista se muestra amarillo más intenso. Bonito. Nariz con toques yodados, minerales, tofe y regaliz. En boca matiene la máxima de sus hermanos con una muy buena acidez, sápido, largo, complejo y una retronasal en la que se mantienen un claro protagonista: la mineralidad. Deje final de tanicidad que me encanta. Pura elegancia.

Parcela Cerro Macho:

Las dos parcelas de Cerro Macho, en el extremo de Riofrío Alto, de orientación SW, son las más altas de las tres, situadas a 610 m. Viñas viejas de PX de los viticultores José Rosa y Juan Antonio Espejo.

Cerro Macho 2016. 11,5% vol.

Cerro Macho

Cata:

Amarillo brillante, limpio, más denso. Aromas con ligeros toques de verdor que no molestan dejando recuerdos de hinojo, caliza, toques cítricos, notas florales, nueces y membrillo fresco. En boca es puro equilibrio con muy buen acidez, largo, complejo y elegante. Muy interesante.

Cerro Macho Skin 2016. 11,5% vol.

Cerro Macho skin

Cata:

Color amarillo más intenso que sus hermanos anteriores mostrando más untuosidad en agitación. Nariz con recuerdos yodados, minerales, frutos secos, nueces. Boca en la que la tanicidad de la uva se deja notar. Excelente acidez, sabroso, más cálido que sus hermanos y con una retronasal en la que las notas olfativas vuelven a dejarse notar y disfrutar.

Las Miradas en copas

Conclusiones

Excelente experiencia en la que se realiza un recorrido visual, olfativo y gustativo de seis vinos elaborados con y sin pieles de tres parcelas distintas y un ensamblaje final dentro de un área reducida en las que se pueden observar diferencias claras entre parcelas marcadas por suelo y altitud, además de resaltar su estructura y complejidad marcadas por las elaboraciones con y sin hollejos.

Me parece una intersantísima propuesta. Didáctica, amena y muy disfrutable por parte de Alvar y Envínate. Ahora toca esperar a que salga la Tercera Mirada y que volvamos a encontrarnos con sus «ojos» el próximo año.

Si tiene ocasión de hacerse con el estuche, se lo recomiendo. Además la RCP es excelente. En esta época invernal que nos acontece, sientese, descorche y disfrute… Mirada a Mirada.

Nuestras anfitrionas, Sara y Sofía, del Restaurante Singular nos prepararon unos platos para maridar con los vinos que resutaron francamente atractivos y de los que dejo muestra gráfica de su Ensalada templada de calabaza y remolacha asada con quinoa y un Marmitako de atún de chuparse los dedos.

Ensalada templada de calabaza y remolacha asadas con quinoaMarmitako de atún

 

¡Salud y buen vino!

 

 

De copa en boca: L’Ombre 2015, el proyecto de Jorge Pérez

De copa en boca: L’Ombre 2015, el proyecto de Jorge Pérez

Siempre que busco vinos de una zona determinada para organizar una de mis catas suelo contactar con vinotecas que trabajen en la zona, ya que prefiero que me recomienden vinos que no suelen salir del entorno al ser pequeñas elaboraciones realizadas por gente enamorada de la viña, del entorno, del terruño, que buscan evitar que se pierdan variedades abocadas al olvido.

En este caso, Roberto Juncal, propietario de Juncal Alimentación, me envió, junto con los vinos de Xurxo Alba, este L’ombre 2015 del que no tenía noticias ni sobre el elaborador, Jorge Pérez, ni sobre su bodega situada en Lentille (Orense), por lo que entré en modo «busca y captura».

Jorge Pérez, viñador

Jorge Pérez, viñador

Creo que nadie mejor que él para contar en primera persona su historia, su filosofía de trabajo y sus proyectos:

Bueno mi proyecto fue una locura ya que las circunstancias me obligaron a tomar una decision de hacer esto, el nacimiento de mi hijo en 2010 provoco todo esto , dejar mi antiguo trabajo , y emprender y emprender , primero alquilando una bodega en la que estuve 5 años , hasta que el dueño me quiso subir el alquiler al doble y obligandome a dejarlo ya que el hijo queria seguir el con mi esfuerzo y retomar el la bodega.

Y el año pasado a seguir emprendiendo ya que mi contrato se acaba en diciembre de 2016 y encontre una bodega derruida completamente con 400 años de antiguedad, y restaurandola al 100 por cien , en pocos meses , sin ayudas economicas , hipoteca y para adelante , y aqui estoy con mi ilusion y sin parar.

Entrada de bodega y viñas

Los viñedos los recupere de gente que los abandona y que cuentan con edades de mas de 60 años de antiguedad y alquilando esos terrenos y trabajandolos yo .
Tengo poca produccion sobre una hectarea de viñedo y sobre 8.000 botellas anuales.
Elaboro un treixadura monovarietal (6500 botellas mas o menos ) , un caiño blanco monovarietal (unas 800 botellas ), y este año he sacado un tinto caiño tambien 100 % (400 botellas ). junto con otros pequeños proyectos que he comenzado también este año.

Los suelos son graniticos y de poco rendimiento organico .

Mis vinos se elaboran sin levaduras , fermentacion expontanea y sin añadidos quimicos , estoy en niveles de sulfuroso muy muy bajos un 5 % total.

En viña no utilizo productos quimicos ni herbicidas , lo mas organico que puedo, y los vinos se embotellan en el mes de junio, se dejan descansar bajo tierra hasta que salen a la venta 7 o 8 meses despues , salvo el caiño que sale al cabo de 2 años.

parras-ribeiro

L´ombre del francés «sombra» refleja el trabajo que hago y se representa en mi sombra, que es mi hijo, por ello la etiqueta del vino lleva las huellas de su mano, parte fundamental de mi vida.

L’ombre 2017.

Elaborado con 100% uva treixadura en la zona de Lentille-Cenlle (Orense) bajo DO Ribeiro. 12% vol. P.VP. 10,50 €

Lombre 2015 en copa

La Cata:

Preciosa vista de color amarillo verdoso intenso y limpio con ligera untuosidad en agitación.

Nariz marcada por notas de fruta blanca muy bien conjuntada con sutiles toques de laurel, puntas minerales y aromas anisados.

En boca muestra una excelente acidez. Fresco y a la vez con sensaciones grasas. Largo, elegante y con un toque de amargor final que lo hace aún más adictivo.

Excelente trabajo con la treixadura a la par que se va recuperando casta, terruño y bodega.

Espero seguir el desarrollo de este interesante proyecto en el que Jorge Pérez ha puesto tanto esfuerzo, dedicación y sacrificios para ir en busca de su sueño.

¡Y no duden de que lo contaré aquí, en su blog!

¡Salud y buen vino!

De copa en boca: Vater & Sohn müller-thurgau 2016

De copa en boca: Vater & Sohn müller-thurgau 2016

Vater & Sohn  (padre e hijo en alemán) nace de la pasión de dos mundos: por un lado la experiencia del padre de Michael al frente de una bodega que ha estado en manos de la familia desde 1843 en Kitzingen, pequeña ciudad situada en la Baja Franconia y mayor productor vinícola del estado de Baviera, Alemania, y del otro la pasión de Melanie y Michael por elaborar un vino  siguiendo la máxima de Alice Feiring: «Un vino natural se elabora con la intención de que no se agregue o retire nada».

Müller-thurgau. Valter & Sohn

De ahí partió la idea de trabajar la viña de forma sostenible (6 ha) y hacer vinos de buena calidad sin aditivos, sin clarificación, sin filtración:

Lo que siempre nos ha estado impulsando es la simplicidad, la autenticidad, la honestidad, la sostenibilidad y la belleza. Entonces, ¿qué hace que un vino sencillo se convierta en auténtico, honesto, sostenible y hermoso? Creemos profundamente que es la intención de no «hacer» el vino, sino preocuparse por el ecosistema, en los viñedos y en las bodegas, permitiendo que el mosto se convierta en algo hermoso por sí mismo.

Vater and Sohn 2016 Müller-Thurgau

Vino en copa. Vater & Sohn

Es un vino básico monovarietal cuyas uvas se cultivan en orgánico. Fermentación maloláctica espontánea seguida de una estanci en depósito durante cuatro meses. Sólo se realiza un ligero filtrado y en el embotellado se añade un contenido mínimo de azufre de unos 30 mg/l.

La cata:

Presenta un bonito color amarillo con ribete dorado. Atractivo.

Aromas iniciales de flores blancas con toques tropicales (lichies) y cítricos (lima) que se conjuntan con el aporte de sensaciones minerales dotándole de complejidad, algo que sorprende para una uva cuya gama aromática no suele ser amplia.

Untuoso en boca, con paso elegante, sin aristas y con muy buena acidez. Recorrido medio y con sensaciones en retronasal que vuelven a recordar los aromas florales, cítricos y minerales que lo hacen muy disfrutable.

Pisando la uva. Vater & Sohn

Perfecto para un aperitivo. Si le entra la curiosidad yo lo compré en www.monvinicstore.com. Disfrutenlo y luego me cuentan. Si coincidimos, miel sobre hojuelas y si no, ¡para gustos, los colores!.

Ah, se me olvidaba. Para aquellos que no se sienten seguros con el sacacorchos con este vino no tienen excusa: ¿tiene tapón de rosca!.

Fotografías de Vater & Sohn bajo licencia Reconocida-No comercial 3.0 de Creative Commons. Resto del autor.

De copa en boca: Loveblock 2014 Malborough

De copa en boca: Loveblock 2014 Malborough

Loveblock Wines

 Loveblock Winers Ltd. nace en el 2004 de la mano de Erica y Kim con la finalidad de «restaurar el equilibrio del suelo y la fertilidad sin fertilizantes comerciales y la protección química. Hemos aprendido que el ritmo de la tierra es inamovible, que debemos someternos y respetarla para obtener lo mejor de ella».

La base de la agricultura orgánica es el suelo rico, robusto y fértil y las vides saludables y equilibradas a través de la gestión proactiva de la biodiversidad de plantas, microbios y insectos. Los productos orgánicos fomentan el uso de diversas plantaciones y la vida de los insectos, pero sólo permiten los productos derivados de la protección natural.

De forma simplista, está prohibido el uso de productos químicos sintéticos (fertilizantes solubles, pesticidas, herbicidas).

Loveblock

Por ejemplo, el abono natural, los cultivos de cobertura y el ganado se utilizan para mejorar la salud del suelo. Se establece una población residente de insectos beneficiosos para controlar las plagas y el crecimiento de las malas hierbas es manejado mecánicamente por el cultivo o la siega sin cultivar.

El viñedo de la bodega situado en el valle de Awatere de Marlborough es orgánico certificado por BioGro Nueva Zelanda. Incorporan métodos que tienen siglos de antigüedad, como el compostaje para promover la biodiversidad y la construcción del suelo, pero se basan en la tecnología moderna y en el equipo para hacer los viñedos más eficientes en relación con la huella de carbono.

Loveblock 2014

Loveblock 2014

Elaborado con un 100% de pinot gris en la zona de Malborough de Nueva Zelanda bajo parámetros de viticultura orgánica por el winemaker Kim Crawford. 13% vol. Viñedo acreditado por  SWNZ (Programa de viticultura sostenible unificado). PVP 18,70 €

La mitad de las uvas provienen del suelo de la zona del  valle en el que la naturaleza aluvial proporciona el peso y la potencia del vino. El resto proviene de la zona de ladera con base de arcilla, proporcionando el aporte aromático.

Cata:

Bonito color amarillo pajizo con un ribete oro pálido. Reflejos acerados y lágrima fina. Atractivo.

Aromas con un claro predominio de la fruta blanca (pera) junto con notas de melón y apuntes cítricos que se conjugan con toques minerales y sutiles notas florales.

Loveblock 2014 en copa

Boca con muy buena acidez. Se muestra fresco y de paso ligeramente untuoso, pero nada pesado. Marcado pura buena intensidad y recorrido, y con una retronasal en la que el aporte frutal sigue siendo el protagonista (pera, melón, cítricos) y un retrogusto ligeramente amargo que lo hace verdadramente adictivo. Muy rico.

Excelente compañero de charla o para acompañar con platos asiáticos y mariscos.

Es lo grande del mundo del vino, que siempre estás aprendiendo y descubriendo personas, terruños, vinos con los que disfrutar y compartir.

¡Salud y buen vino!

Fotos de bodega de Loveblock Wines. Cata:  autor.

De copa en boca: Cantayano 2014

De copa en boca: Cantayano 2014

Isaac y Manuel Cantalapiedra.

Isaac y Manuel Cantalapiedra son un soplo de aire fresco en la zona de Rueda que se aleja de parámetros al huso y que a día de hoy están haciendo perder la identidad vinícola de esta tierra con la elaboración de vinos impersonales huyendo de pilares tan imprescindibles como casta y terruño.

Manuel e Isaac Cantalapiedra

Lo mejor para intentar entender un vino es conocer a las personas que hay detrás: Isaac esperó más de treinta años para hacer «su» vino y Manuel, su hijo, dejó su carrera profesional de pianista para que sus manos dieran sentido y armonía a viñas y terruño que nunca olvidó.

Quizás la mejor definición sobre ellos la hizo Luis Gutiérrez: son los “new non-Rueda Rueda producers”. De paso les recomiendo que lean la entrevista que les hacen en el magazine de Bodeboca, Vignerons.

El vino: Cantalapiedra + Moyano = Cantayano

Botella nº 3848 de 19.450 de las elaboradas por Isaac Cantalapiedra con verdejo ecológico de las parcelas Los Picones, Las Comas y El Chiviero de viñas de más de 30 años de edad a 720 msm en La Seca sobre suelos franco-arcillosos con afloraciones calizas y manto de canto rodado, muy pobres en materia orgánica. Viticultura ecológica y sostenible. La vendimia comenzó el 13 de septiembre de 2014, con un rendimiento de 4.400 kg/ha (2.860 L/ha).pedregosos de 5,85 ha.

Cantayano 2014

Tras una maceración pelicular de 6 horas, la uva se prensó suavemente para así obtener mosto de la más alta calidad. La fermentación se llevó a cabo durante 21 días en depósitos de acero inoxidable de 3.000 a 7.500 litros y un 10% en barricas de roble francés de 225 litros. Una vez terminada la fermentación se realizó una crianza sobre lías de 6 meses. Tras la crianza, se clarificó y filtró ligeramente para mantener todas sus cualidades. El vino fue embotellado el 20 de julio de 2015. Producción: 19.300 botellas.

Enmarcado como Vino Ecológico dentro de la denominación Vino de la Tierra de Castilla y León. 14% vol. PVP: sobre los 10€

Cata:

Preciosa vista con un color amarillo dorado con muestras de untuosidad en agitación. Lagrima fina y densa.

Nariz expresiva cuya protagonista es la verdejo. Claro predominio de notas frutales (amarilla) junto con aportes florales anisados (hinojo) y sutiles toques minerales (canto rodado) y de bollería fina. Complejo.

Cantayano 2014 en copa

En boca tiene un paladar fresco marcado por una excelente acidez con un tacto pulido y un final aromático. Largo, envolvente y untuoso. En retronasal vuelve el abanico aromático de fruta, flores y minerales con buena intensidad.

Elegante vino dotado de una gran personalidad que reivindica la personalidad de una casta castigada por adjetivos ajenos a la misma y que tanto daño han hecho a las elaboraciones de esta zona.

¡Salud y buen vino!

Fotografías: Isaac y Manuel (www.bodeboca.com). Etiqueta y vino (autor)