Vinos de copa en boca: Naluar 2014 en su doble versión.

Vinos de copa en boca: Naluar 2014 en su doble versión.

Rafa García y Raúl Tamayo, un tándem bien coordinado.

Hay veces que lees o te comentan sobre un vino, Naluar en este caso, y entro en fase de “busca y captura” tanto por el vino como por conocer quiénes son los elaboradores. La mayoría de las veces no es complicado encontrar información bien en web, bien en otros comentarios, pero en este caso la función ha sido más bien detectivesca.

Habías escasas pisatas, no tienen web, el nombre de Erre Vinos no deja muchos rastros y al final buscando aquí y allá, y gracias a informadores que están dentro de este mundillo, doy con los “culpables” de este seguimiento y que elaboran, bajo un proyecto en común, unos sorprendentes y personales vinos en la Ribera del Duero.

¡Cómo será que sólo he conseguido la foto de uno de ellos, Rafa y del año 2016! A Raúl de momento no le pongo cara, aunque espero que me manden alguna más actualizada una vez pasada la vorágine de la vendimia. Lo dicho, haciendo de Sherlock Holmes.

Vendimia en Acediano

Breve biografía.

Rafa García es natural de Nava de Roa (Burgos) y compagina su trabajo en Bodegas Trus con este proyecto en el que le acompaña -tanto monta, monta tanto- Raúl Tamayo, natural de Pampliega (Palencia) y que actualmente asesora a la Bodega Pagos de Negredo en la Ribera del Arlanza.

Ambos se conocieron al estudiar Enología y, como Dios los hace y ellos se juntan…, se embarcaron en elaboraciones de “garaje” -por decirlo fino- desde 2006, comenzando más en serio durante el año 2011 con el nacimiento del proyecto Acediano.

A día de hoy aún no tienen bodega propia y elaboran sus vinos -y comparten experiencia y sabiduría con sus “caseros”- en una pequeña bodega que les permite hacer sus elaboraciones parcelarias, Bodega Rodero Calderari, situada en Pedrosa de Duero.

Trabajan en propiedad 5 ha. en Nava de Roa. En la actualidad elaboran entre 4.000 y 5.000 botellas.

Si se preguntan el por qué del nombre Na-lu-ar, indicarles que es el acrónimo de Na -por Nava de Roa, lugar de nacimiento de Rafa-, Lu -por Luis, padre de Rafa- y Ar -por Araceli, madre de Rafa-.

Por cierto, si se cruzan con alguna botella, no lo duden y háganse con ellas. Ya saben que no me gusta hablar de relación-calidad-precio y prefiero la definición relación-disfrute-precio, y están realmente excelentes. Me lo van a agradecer.

1.- Naluar 2014

Naluar blanco 2014

Elaborado con un 90% de abillo y un 10% repartido entre palomino y pirulés. Crianza de 2 meses con sus lías. 12,9 % vol. Vino de la Tierra. PVP sobre los 12 €.

La cata:

Bonito color amarillo pajizo con reflejos verdosos. Pálido y acerado. Untuoso en agitación. Elegante en vista.

Aromáticamente complejo conjugándose notas anisadas con fruta de hueso, toques de frutos secos con sensaciones cítricas acompañadas de recuerdos de ortigas y melón. Graso en boca, elegante y con buena acidez. Rico, goloso, con buena persistencia, vamos, largo y con un ligero y elegante amargor final.

Un buen blanco elaborado con un coupage fuera de regla que me ha gustado por su frutosidad, por su elegancia y por su complejidad. Buen trabajo que habrá que seguir.

 

2.- Naluar 2014

Naluar tinto 2014

Elaborado en un 100% tinto del país, clon distinto y anterior al tempranillo que hoy abunda en la DO, de viñas situadas a más de 800 msm sobre suelos arcillo-calcáreos con edades que rondan los 20 años de distintos viñedos en los majuelos de El Cerral, El Acedi y El Espaldón.

Fermentación con levaduras autóctonás y maloláctica con arranque natural. Crianza de 12 meses en barrica americana y francesa de 225 l. y 500 l. de 2º y 3er año. Reposo en botella durante 18 meses antes de salir al mercado. DO. Ribera del Duero. PVP sobre los 13 €

La cata:

Precioso color rojo picota de capa media-alta con ribete carmesí. Lágrima fina y densa. Serio, elegante y con preciosa capa.

Nariz intensa en aromas limpios destacando las notas de frutos negros, regaliz, recuerdos de cacao, torrefactos y apuntes especiados (clavo, pmienta negra). Buen aporte mineral que se deja notar.

Boca con puro equilibrio acidez-alcohol que lo hace freso. Entrada sedosa, elegante, con paso pausado. Tanino goloso y equilibrio de sensaciones. Largo en recorrido -deseas que no acabe-. Con cuerpo y potencia, pero carente de agresividad. Volumen -te llena la boca de pura elegancia-.

Uno de los mejores vinos de la Ribera del Duero que he probado ultimamente nacido de entre 5 ha. en Nava de Roa fruto de microvinificaciones que van buscando el protagonismo del terruño y que esperamos que en breve sea cada uno protagonista de su propio vino.

 

Lo dicho, si tienen ocasión de que caiga en sus manos una botella de cualquiera de estos dos vinos, no dejen de probarlos. Vinos sinceros y sin artificios en el que se busca la personalidad de casta, terruño y elaborador. Estoy seguro que no les dejará indiferentes. En todo caso ya saben que, como enochalados, están en su blog y pueden comentar sus impresiones en el sentido que sean. Y si no se corresponden con las mías, lo negaré todo.

¡Salud y buen vino!

4ojoswines: Los ojos de la moscatel en El Puerto de Santa María

4ojoswines: Los ojos de la moscatel en El Puerto de Santa María

4ojoswines

Las chicas de 4ojoswines

Que hace dos años, en época de crisis, se lancen al ruedo vinícola tres mujeres en un mundo dominado por los hombres, con elaboraciones de uva moscatel de Alejandría, pero secos, y en un país en el que el consumo del vino roza lo mínimo permisible, hace de ellas unas auténticas heroínas, o al menos así las considero yo.

Olga Sánchez, Lucía Fuentes y Desirée Rodríguez, tres gaditanas que se conocieron cursando el Grado de Viticultura y que tienen su centro de operaciones en una nave de apenas 90 m2 en el Polígono Las Salinas de El Puerto de Santa María, son las protagonistas del proyecto 4ojoswines -4 porque en un principio había también un chico en el equipo- del que nacen, de momento los cuatro vinos que comentaré en este post.

Tres de sus vinos están elaborados con la variedad moscatel de Alejandría plantada en tierras de albariza del Pago de Balbaína, Finca La Blanquita, pero vinificándola para la obtención de una vino seco. La vendimia es manual realizada a muy temprana hora de la mañana para que la uva sufra lo menos posible. Posteriormente, se prensan en el lagar de la misma viña y se lleva el mosto hacia la bodega situada muy cerca de la viña.

Viñas de moscatel de 4ojoswines

Una vez en la bodega el proceso de elaboración es llevado a cabo de manera artesanal, dejando que se inicie una fermentación  espontánea durante 48 horas tras las cuales inoculan levaduras seleccionadas y dirigen la fermentación hasta el agotamiento total de los azúcares con un exhaustivo control de temperatura. De este mosto van a salir tres vinos blancos diferentes: Contratiempo, Molinero y Desvelao. El último vino que han elaborado es A Pulso, un maceración carbónica 100% syrah.

La producción es de unas 5.000 botellas con elaboraciones casi testimoniales, como esas 230 botellas de Molinero o las 75 de Desvelao. Con todo, algunos como Ángel León, jefe de cocina de Aponiente, ya se han quedado prendados por sus vinos y no sólo han incluido una de sus referencia en carta, Contratiempo, sino que este año han elaborado un vino especial que sólo se servirá en el restaurante del “Chef del mar”, aunque espero que me guarden un par de botellas para poder probarlo y comentarlo en este mismo blog, si es posible, claro.

Los vinos:

1.- A Pulso 2017

 

A pulso 2017 en copa

Primer vino elaborado como maceración carbónica de la provincia de Cádiz con uva 100% syrah de viñedos de la Finca Parrilla Alta, situados en San José del Valle. 12% vol.

Llegado el momento del descube se procede a prensar los racimos exclusivamente por pisado. No se ha utilizado ningún tipo de clarificante.

La cata:

Precioso color frambuesa con menisco ligeramente azulado. Aromas a fruta roja y negra con toques lácticos y punta cítrica (sanguina) que se acompañan por aportes florales. Boca con buena acidez. Fresco, ágil, elegante y con buen paso de boca.

Vino con muy buena intensidad y aromática. Frutal, fresco y con un punto de verdor que me encanta. Elegante y adictivo. Buen vino para disfrutar desde ya.

 

2.- Contratiempo 2016

Contratiempo 2016 en copa

 

Vino jóven, seco de uvas moscatel de Alejandría del viñedos de la Finca La Blanquita, plantados en suelos de albariza. 12,5% vol.

Ha permanecido 5 meses en reposo en depósito de acero inoxidable para una estabilización natural del vino. No se ha utilizado ningún tipo de clarificante.

La cata:

Precioso color amarillo verdoso. Limpio y brillante. Nariz marcada por las notas cítricas, membrillo fresco, albariza y toques de lila y florales que se acompañan por aromas de la propia variedad. En boca muestra buena acidez. Es elegante y de buen recorrido con sensaciones cítricas, minerales y florales. Buen retrogusto con un recuerdo ligeramente amargo al final.

Excelente elaboración de un moscatel seco de El Puerto de Santamaría. Buen trabajo. Para beber y disfrutar por cajas. Rico, rico.

 

3.- Molinero 2017

Molinero 2016 en copa

100% moscatel de Alejandría y 11% vol. Una parte del mosto ya fermentado pasa a madera que ha contenido oloroso para someterlo a una crianza oxidativa en contacto con sus lías durante tres meses, aplicándole dos veces a la semana el método conocido como batonage. De aquí obtenemos el segundo producto de la gama Molinero con una producción  limitada a 573 botellas. Vino no sometido a clarificación.

La cata:

Llamativo color amarillo con reflejos verdosos. Limpio. Aromas de la variedad moscatel que acompañan a notas cítricas, rosa fresca, maracuyá, sensaciones terrosas y recuerdos salinos. Entrada fresca, cítrica, elegante, con nervio. Retro con aportes de la variedad, fruta tropical, sin empalagar, y toques florales (rosa, cala) dentro de un buen recorrido en boca.

 

4.- Desvelao 2017

Desvelao en copa 2016

Tercera vinificación llevada a cabo un tanto inusual, ya que se realiza una crianza biológica en depósito de acero inoxidable, dando lugar a el vino más complejo de los tres blancos debido a los aportes que las levaduras del velo de flor tienen sobre él. La producción de Desvelao es mínima 410 botellas solamente han salido este año. 11% vol.

La cata:

Amarillo ligeramente verdoso. Untuoso en agitación. Aromas de la variedad acompañados por sensaciones tropicales (lichis) y  minerales dentro de una sensación más “huraña” en nariz que sus hermanos blancos. En boca mantiene una muy buena acidez. Es fresco, elegante y con buen ataque. Retronasal en la que quedan fijados los aportes de la variedad, las notas frutales y los recuerdos de flores blancas.

Me ha gustado y mucho. Tal vez sea el menos intenso comparándolo con Molinero y Contratiempo aunque se muestra serio y muy agradable de beber con sensaciones “punzantes” que lo diferencian de sus hermanos.

¿Quién dijo qué era fácil? 4ojoswines

¿Quién dijo qué era fácil?

En resumen, no las pierdan de vista, que para eso 4 ojos ven más que dos. Seguramente seguiremos hablando de ellas porque no han parado y los proyectos surgirán y habrá que estar al tanto de éste como de otros ya lanzados, entre los que encontramos a Bodegas Forlong, también en El Puerto de Santa María.

De momento han elaborado vinos “tranquilos”, pero por ahí algo he leído que pueden dar toques a vinos “generosos”. Esperaremos de todas formas las novedades que vayan saliendo de estas tres valientes mujeres que han roto con la tradicional la elaboración de vinos dulces con moscatel de Alejandría dentro de el Marco.

Lo dicho, si consiguen alguna botella, es que son buenos rastreadores. Disfruten y pónganse cómodos. Están en su blog.

 

Vinos de copa en boca: Fazenda Prádio 2015

Vinos de copa en boca: Fazenda Prádio 2015

Fazenda Prádio.

Fazenda Pradio

Fazenda Prádio es una pequeña bodega que se encuentra en plena Ribeira Sacra, en el pueblo abandonado de O Pacio de Carracedo, A Peroxa. Cuenta con 10 hectáreas de terreno a escasos metros del río Miño. Sus 5 hectáreas de viñedo abancalado rodean la bodega y acogen 10.000 cepas de variedades minoritarias (Merenzao, Brancellao, Caiño, Loureira, Dona Branca y Mencía).

En la actualidad, Martina y Xabi Pradio siguen los pasos de sus abuelos, Juan y María y Segundo y Marina, y de sus padres, Manuel y Carmen, manteniendo una filosofía de vida que conlleva tanto el trabajo en viña y bodega, como el desempeño de tareas propias de enoturismo en una antigua casa de piedra (1866), completamente rehabilitada.

La viña:

Fazenda Pradio - Viñas junto al Miño

Viña orientada al  sur, sur-este a escasos 500 metros de altitud, sobre suelo granítico y con conducción en espaldera a doble cordón royat. Rendimientos de 1,5 kg por cepa o 3000 kg hectárea.

La agricultura es sostenible primando el respeto al entorno, cepaje, suelo y uva. El objetivo, calidad y salubridad de los racimos. Así mismo, las elaboraciones no contienen aditivos ni correcciones, salvo sulfuroso en bajas concentraciones.

Fazenda Pradio. Viñas Reposo-invernal

 

Fazenda Prádio 2015.

100% mencía. 12% vol. Tinto jóven.

Palacio de Carracedo. A Peroxa. Orense. Ribeira Sacra.

Mencía plantada en 2002 en bancales arenosos sobre granito y encubada directamente. Fermentación alcóhólica en inox de inicio. Maloláctica en inox.

Fazenda Pradio 2015 en copa

La cata:

Color rubí de capa media-baja y ribete con reflejos azulados. Bonito.

Nariz franca y directa con un claro predominio de la fruta roja acompañada por los aportes minerales del terruño y ligeros apuntes de verdor y balsámicos (¿uso de raspón?).

Boca con buena acidez, fresco y con ese toque rústico (vamos a definirlo como “imperfecto”), que me encanta y le dota de personalidad.

Vino muy agradable y fácil de beber con una retronasal en la que aparecen sutiles recuerdos florales de pétalos de rosa. Rico. Para disfrutar de inmediato y si es desde Fazenda Prádio “desparramando” la vista por las vistas junto al Miño, para levitar.

De paso, si quiere hacer un flasback entre vinos de la Ribeira Sacra aquí catados les dejo el siguiente enlace.

¡Salud y buen vino!

Fotos de bodega y autor.

 

Proyecto Envínate: Vinos de autor, de terruño,… de paisaje.

Proyecto Envínate: Vinos de autor, de terruño,… de paisaje.

Proyecto Envínate.

Vendimiando 07-09-2012 10-59-00

Se oye, se comenta, se leen artículos sobre vinos elaborados por un gurpo que se denomina proyecto Envínate, pero ¿quiénes forman parte del proyecto Envínate?. ¿Cómo se podrían definir los vinos realizados por cuatro enochalados -permítanme el calificativo- que se dedican a elaborar en zonas como Ribeira Sacra, Extremadura, Orotava y Albacete?. ¿Cuál es su filosofía de bodega?

Después de realizar una cata con 7 de sus vinos, la verdad es que la curiosidad nos corroe. Pero comencemos por el principio.

El equipo.

El equipo de Envínate está formado por cuatro amigos y enólogos que se conocieron en la Universidad Miguel Hernández de Alicante: Laura Ramos, José Martínez, Roberto Santana y Alfonso Torrente, y que decidieron comenzar una filosofía de bodega con un claro objetivo: la primacía del terruño.

A partír de ahí deciden ir en busca y “captura” de viñas minoritarias que no hayan sufrido el castigo “humano” realizando una viticultura alejada del uso de herbicidas, utilizando abono orgánico y siguiendo los ciclos lunares. ¿Podemos definirlos como elaboradores biodinámicos?, tal vez, pero ¿realmente importa?. Para  mí, en absoluto. Lo relevante es su decisión de recuperar viñas olvidadas y elaborar vinos que Maite Corsín definió perfectamente como “vinos de paisaje“. Vinos acordes con su entorno, con la naturaleza que le rodea y que están mantenidos y cuidados conforme a la tradición establecida a lo largo de los tiempos.

Margalagua

Vinos elaborados con cepas olvidadas y con otras que para muchos de nosotros resultan totalmente desconocidas: Listan blanco, marmajuelo, gual, forastera, trincadeira preta, vijariego negro, moscatel negra o listán gacho.

Viñas que sin su entorno no son nada. Pierden su personalidad, su alma y cuyos nombres reafirman su procedencia: Táganan (“rodeado de montañas“), Valdemedel (hace referencia al arroyo que transita por la parcela), Viña de Aldea, Lousas (“pizarra” en gallego), Margalagua (“madre del agua“) o Albahra (“mar pequeño” o “laguna“, relacionandolo con Alpera debido a la red de manantiales naturales y fuentes que tiene).

Pequeños tesoros que no llegan a 600 botellas en algunos casos y cuyos comentarios de cata quiero compartir con todos vosotros.

Los vinos.

(Para ver la ficha técnica de los vinos abra el enlace picando con el ratón sobre su nombre)

1.- Táganan blanco 2013.

Envínate. Taganan Blanco 2013

Cata:

Amarillo dorado de lágrima fina y densa. Untuoso en agitación. Nariz compleja con notas de fruta amarilla (membrillo), cítricos, apuntes tostados, toques de manzanilla (¡florpower!), pan, toques amielados y minerales, pedernal. En boca muestra una buena acidez con un ligero picor en boca. Toques salinos, ligero en boca, pero marcando personalidad. Intenso, de buen recorrido, largo y con un toque final con cierta amargosidad que incita a seguir disfrutando.

2.- Tinta Amarela, Parcela Valdemedel 2012.

Envínate. Tinta Amarela parcela de Valdemedel

Cata:

Bonito color picota con menisco carmesí y con lágrima fina, densa y ligeramente tintada. Nariz con predominio de la fruta roja y el aporte mineral. Fragrante, limpio, con toques florales, canela y cacao. En boca tiene buena acidez, frescura, elegante, goloso y largo, con predominio de la fruta. Retronasal larga, elegante, con estructura. Un vino excelente, equilibrado,  en el que la fruta habla por sí misma, es la protagonista dejando muda a la barrica, aunque sea francesa.

3.- Lousas Viño de Aldea 2012.

Envínate. Lousas Viña de Aldea

Cata:

De color picota y capa alta con menisco carmesí. Lágrima densa, fina y ligeramente tintada. Inicalmente se muestra huraño en aromas, pero dejándolo respirar nos deleita con notas de fruta roja (guindas, cerezas), sutiles aromas de raspón, aporte mineral, cacao. Boca sedosa, con buena acidez que le dota de frescura y una retronasal elegante y con unos toques balsámicos muy agradables. Buen vino y muy disfrutable.

4.- Lousas Parcela Seoane 2012.

Envínate. Lousas Parcela Seoane

 Cata:

Color picota de capa alta, menisco carmesí. Limpio y brillante. Atractivo. Nariz marcada por los aromas de fruta roja, balsámicos, notas florales, higuera, tabajo, mineral, cardamomo y naranja sanguina. Complejo y rico en matices. Boca fresca con un ataque goloso, sedoso, con muy buena acidez y recorrido. Retronasal marcada por las notas minerales, balsámicas y de sotobosque. Muestra una excelente evolución a lo largo de toda la cata. Buen vino, con personalidad y marcando diferencias de terruño a pesar de compartir casta con Lousas viña de Aldea.

5.- Táganan Parcela Margalagua 2012.

Envínate. Taganan Parcela Margalagua

Cata:

Picota de capa media, lágrima fina y densa. Menisco carmesí. Brillante. Nariz que necesita aireación inical y que tras ella empieza a desgranar aromas de roca volcánica, florales (rosas), sutiles torrefactos, toffe, notas especiadas y de sándalo. Boca marcada por una buena acidez, fresco, sedoso aunque se echa en falta algo más de recorrido. Sabroso y con personalidad.

6.- Albahara 2013.

Envínate. Albahra 2013

Cata:

Color picota con ribete rubí de capa media baja. Brillante. En nariz inicios con notas de reducción que necesitan aireación. Tras ella se muestra mineral (talco), fruta roja madura y floral. En boca muestra volumen, buena acidez, estructura, cuerpo y potencia. Es largo y envolvente. Excelente vino en el que la fruta manda y que incita a seguir disfrutando de él.

7.- Táganan Tinto 2013.

Envínate. Taganan Tinto 2013

Cata:

De color cereza picota y cuerpo medio con menisco carmesí. Notas iniciales de sulfídrico y azufre. ¡¡¡Aireación!!!. Tras ella abre a notas de fruta roja y  especiadas, mentoladas, eucaliptos y tostados, pero no muestra notas de franqueza. Hay problemas en el vino. En boca se muestra complicado, difícil y en algunos momentos presenta síntomas defectuosos que no hacen posible el disfrute del vino. Espero recatarlo en breve y poder completar la cata con otra botella que se encuentre en mejores condiciones.

Envínate. Vinos

 Conclusiones:

No cabe duda de que nos encontramos ante vinos muy personales en los que el terruño y las castas predominan sobre la acción del hombre. Guiados por las normas que dicta la naturaleza y marcando los “tempos” que indique “Selene”, los vinos del Proyecto, o mejor dicho, del Equipo Envínate van dirigidos a enochalados de mente abierta, sin prejuicios y con el sólo fin del disfrute de elaboraciones muy bien hechas, aunque tal vez el rozar el nivel mínimo de sulfuroso en algunas elaboraciones conlleve ciertos riesgos.

Seoane

La frase “lo más personal es el terroir, la uva es el medio de comunicación” tal vez resuma la filosofía de estos jóvenes, pero expertos viticultores y con unos objetivos muy claros en su punto de mira.

Con tiradas que van de las 650 botellas del Lousas Parcela Seoane 2012 o del Táganan Parcela Margalagua 2012 a las 7.000 del Albahra 2013 queda claro que su intención no es vivir de estas elaboraciones, sino disfrutar en un proyecto claramente personal de recuperación del terruño.

¡Afortunados los que habéis conseguido una botella, porque de vosotros será el disfrute!

Cata ciega de 6 vinos de la Ribera del Duero, “no al uso”.

Cata ciega de 6 vinos de la Ribera del Duero, “no al uso”.

6 vinos de la Ribera del Duero, 6

Hacía tiempo que no catábamos en el Enolobby Charro vinos de la Ribera del Duero y la verdad es que ya tocaba acercarse más a nuestra tierra después de haber dado tumbos por medio mundo disfrutando de sus néctares.

En este caso había organizado una cata a ciega con una serie de Riberas del Duero que tal vez se alejan de lo que viene a ser lo común en esta zona, incluyendo alguna “malicia” para ver cómo procedían los miembros del grupo, amén de verles las reacciones suscitadas en sus caras.

En una palabra intentaba huir de vinos con sobremaduración, sobreextracción, sobre… (pongan los que quieran) y acercarme a vinos cuyas señas de identidad estuvieran marcadas por la finura, la fruta, la frescura y la posibilidad de disfrute en un tiempo no muy lejano sin agotarse a la vuelta de la esquina.

Unos más que otros cumplieron con todas o casi todas las características buscadas, pero mantengamos el suspense hasta el final y por favor no hagan como los malos lectores de novela negra ¡y NO lean el final sin pasar antes por el principio!.

Los vinos ocultos:

  • Vino número 1:

Bonito color picota de capa alta, intenso, oscuro. Con lágrima ligeramente tintada, fina y lenta.

Nariz en la que afloran las notas de frutos rojos y negros, sutiles mentolados, tostados, ligeros verdores que le dotan de frescor, hojarasca y notas de caballería.

En boca muestra buena acidez. Pelín astringente y un tanino maduro. Largo. En retro vuelven las notas frutales, el toque de brett y un toque de bombón de chocolate negro que lo hacen adictivo.

  • Vino número 2:

Picota de capa media alta, brillante. Lágrima fina y densa. Bonito y atractivo en vista.

Nariz con despliegues de fruta roja y negra, cacao, láctos y notas ligeramente terciarias.

En boca tiene buena acidez. Algo secante y con el roble más marcado, pero mostrándose fresco. Se nota que le falta botella.

  • Vino número 3:

Bonita capa de color picota con intensidad media-alta. Lágrima fina y densa.

Notas de fruta roja, vainillas, sutiles toques minerales, chocolate, aportes mentolados y un recuerdo a mostaza de Dijon.

Buen acidez en boca. Se muestra goloso, fresco, directo, elgante. Retronasal en la que las notas de fruta predominan y marcan el desarrollo del vino. Largo. Para disfrutar y con visos también de desarrollarse bien en el tiempo.

  • Vino número 4:

Picota de capa alta, precios en vista, llamativo. Lágrima fina y densa y ligeramente tintada. Serio.

En nariz predomino de frutas y notas tostadas de la crianza, vainillas, café y apuntes de caramelo de toffe. Elegante. No te cansas de pasar las papilas olfativas y seguir disfrutando.

En boca aún manteniendo buena acidez se hace un poco pesado tal vez porque aún está por “ajustar” el alcohol. Por lo demás es un vino redondo y elegante, aunque la fruta queda en un segundo planto ante la madera. Lo dicho, falta ensamblar, pero con muy buenos “mimbres”.

  • Vino número 5:

Mantiene la nota de los vinos anteriores con una capa alta, color picota y lágrima fina y densa. Bonito.

En nariz se aprecian notas de fruta roja compotada, cacao, chocolate, toques mentolados y balsámicos.

En boca se nota que es un vino al que le falta “hacerse” con cierto desequilibrio entre acidez y alcohol que lo dejan ligeramente descompensado. Falta botella y el hecho es que a medida que avanza la cata el vino mejora.

  • Vino número 6:

Bueno éste se aparta de los criterios seguidos hasta ahora apareciendo un color picota de capa media y menisco carmesí que avisa ciertamente de su juventud.

En nariz se muestra fresco con notas de fruta roja, toques de panadería y apuntes florales -descoloque general- y sutiles aromas de tofe.

La boca mantiene una buena acidez, un tanino aún secante, pero que se muestra fresco. Final ligeramenta amargoso, pero adictivo. Retronasal marcada por las notas de fruta fresca y las notas florales. El “juguete” de la cata.

Los vinos al descubierto:

1.- Gran Fausto 2009. Bodegas Alfredo Maestro.

Gran Fausto 2009. Ribera del Duero

100% tempranillo. Este vino sólo se elabora en cosechas especialemente significativas respecto de la calidad de la uva y de las condiciones de la añada. Se vinificó con el 50% del raspón y posteriormente se realizo la crianza en barricas de roble francés azuelado y no tostado durante 36 meses. PVP 30 €.

2.- Viña Pedrosa La Navilla  2010. Bodegas Viña Pedrosa

Viña Pedrosa La Navilla 2010. Ribera del Duero

Este vino procede de las uvas de un único viñedo, Finca La Navilla, situado a una altitud de 844 m.s.m.

Elaborado con 100% Tinta del país permanece en barrica de roble francés durante 20 meses. PVP 25 €.

3.- Viña Fuentenarro Vendimia Seleccionada 2011. Bodegas Fuentenarro.

Fuentenarro VS 2011. Ribera del Duero

La uva procede del viñedo de El Pino propiedad de la bodega, situado en La Horra (Burgos).

Elaborado con uva Tinta del país y con una crianza sobre sus propias lías en barricas de roble francés y americano, coupage previo al embotellado. PVP 11 €.

4.- Viña Sastre Pago de Santa Cruz 2011. Bodegas Viña Sastre.

Viña Sastre Pago de Sta. Cruz 2011. Ribera del Duero

Elaborado a partir de viñas de unos 64 años de edad, pasa por una crianza en barricas de roble americano durante 18 meses. PVP 35 €.

5.- Preludio de Sei Solo 2011. Bodega Sei Solo

Preludio de Sei Solo 2011. Ribera del Duero

“Sei Solo” son las dos primeras palabras de una de las obras maestras del gran músico alemán Johann Sebastian Bach, compositor favorito de Javier Zacagnini y al cual busca rendir homenaje con sus vinos: el conjunto de seis obras conocido como “Sonatas y Partitas para violín solo, BWV 1001-1006”, originalmente “Sei solo a vviolino sensa Basso accompagnato”.

Elaborado exclusivamente con uvas de tinto fino procedentes de La Horra de 9 parcelitas con viñas de entre los 60 y los 90 años que dan apenas 1.400 kg./ha. Superselección de las uvas, fermentaciones en 4 pequeños fudres y crianza en roble francés. PVP 26 €.

6.- Pícaro del Águila 2012. Bodega Domino del Águila.

Pícaro del Águila 2012. Ribera del Duero

Jorge Monzón ha trabajado en bodegas míticas como la Romanée Conti o Vega Sicilia y ha dirigido viticultura y enología en Arazuaga durante 9 años.

En 2010 junto a su mujer, Isabel Rodero, empieza a elaborar sus primeros vinos de 30 ha. de viñas muy viejas cultivadas en ecológico y 5 ha. de viñas más jóvenes.

El vino está elaborado con las uvas Tempranillo, Blanca del País, Garnacha y Bobal.

Las uvas no se despalillaron y maceraron posteriormente en frío. El mosto fermentó a temperatura controlada y realizó la maloláctica en cubillo de roble, criándose enlos mismos cubillo durante 19 meses. PVP 25 €.

Los vinos de la Ribera del Duero

Conclusiones:

Terruño, tipicidad o personalidad son características que busco en los vinos huyendo de sobreextracciones, sobremaduraciones, crianza en detrimento de fruta, homogeneidad de añadas en contra de diversidad, pesadez versus frescura.

Afortunadamente hay viticultores, elaboradores o bodegueros que apuestan por “reinventar” la zona y acercarnos elaboraciones que nos hacen pensar que aún hay vida más alla de la “Ribera del Duero” al uso.

Hoy os he querido acercar algunas de ellas ya que, para nuestro disfrute, cada día hay nuevos vinos y viticultores que se acercan a ese tipo de características alejándonos del aburrimiento que muchas veces nos provocan aquellas elaboraciones que buscan un consumidor “esclavo” de parámetros repetitivos añada tras añada y que lo que realmente conlleva es a una minusvaloración de los vinos de la Ribera del Duero. Lo valorado es lo distinto, lo personal, lo inimitable.

En la cata no buscábamos un ganador sino apreciar distintas elaboraciones de vinos de la Ribera del Duero alejados de los parámetros establecidos en la mayoría de los vinos acogidos a la Denominación de Origen a día de hoy.

Como conclusión comentar que Fuentenarro VS mantiene una RCP imbatible, codeándose sin compeljos. El más alejado de cánones al uso fue sin duda Gran Fausto. Directo, Viña Pedrosa La Navilla, disfrutable desde el principio. La elagancia vino marcada por un gran Viña Sastre Pago de Santa Cruz. Preludio de Sei Solo es el que más botella necesita. ¿Infanticidio?, lo asumo; con todo mantienen excelentes virtudes para ser un gran vino dándole algo más de tiempo. Por útlimo, El Pícaro del Águilala malicia de la cata– fue el que descolocó a más de uno, pero que acabó siendo el jugete de la cata. Muy disfrutable y distinto.

Si algo me produce más satisfacción es ver cómo los vinos de cada añada son distintos a los aneriores porque no puede ser de otra forma principalmente porque su terruño y su viña han sufrido las modificaciones producidas por un clima cambiante. No se puede elaborar vino como quien fabrica coches porque hay principios que no pueden ser modificados por el ser humano, y ese es el privilegio por el que el vino es una bebida de dioses.

A %d blogueros les gusta esto: