Norrel Robertson: el Escocés Volante

Norrel Robertson: el Escocés Volante

¿Quién es Norrel Robertson?.

Norrel Robertson

Tuve el placer de conocer personalmente a Norrel hace ya unos años en una visita que hizo a Salamanca con su familia con el fín de conocer al «enochalado» que le había llamado por teléfono unos meses atrás para pedirle unos vinos de su Manga del Brujo para la carta de vinos del restaurante familiar. Persona afable, cercana y comunicativa con la hace que el tiempo se paraliza al hablar sobre el mundo del vino.

Norrel Robertson fundó la empresa El Escocés Volante en el año 2009. En el 2003, fue contratado por International Wine Services para dirigir diferentes proyectos en el Sur de Francia y por toda España; por este motivo escogió Calatayud para establecerse, ya que uno de los proyectos se iba a desarrollar allí y era el lugar más céntrico a la hora de desplazarse de un lado para otro. Una vez allí se enamoró de la zona, la climatología y, sobretodo, de la excelente calidad de los viñedos y decidió hacer sus propios vinos y una consultora enológica.

Puso a su empresa el nombre de El Escocés Volante, no sólo por su origen escocés, sino también por su condición itinerante como consultor de numerosas bodegas españolas. Es uno de los 343 Master of Wine del mundo, licenciado en Políticas y Relaciones Laborales por la Universidad de Aberdeen y cuya introducción al mundo del vino fue como comercial en Oddbins, tienda de vinos en esta ciudad escocesa, aunque posteriormente tuvo su propio negocio en Londres. Así fue su vida antes de sumergirse profundamente en el estudio del duro y prestigioso programa de The Institute of Master of Wine y descubrir que había encontrado finalmente su verdadera vocación, el trabajo en la bodega. Para rematar sus estudios, hay que añadir un Postgrado en Viticultura y Enología, realizado en el New Zealand Lincoln Collage, así como una larga experiencia práctica en bodegas de las principales zonas vitivinícolas del mundo.

¿Por qué Calatayud?

Viñas viejas en Calatayud

Norrel busca sobre todo aprovechar al máximo el tremendo potencial de una uva Garnacha asentada en terruños de viticultura heróica, que llegan incluso a los 1.100 m.s.m. y que cuenta con un clima y unas condiciones idóneas para la elaboración de vinos marcados por una clara personalidad de casta y terruño.

Los viñedos de Calatayud tienen como singularidad que, además de su antigüedad fomentada por la costumbre de no arrancar la viña hasta que dejara de producir uva, tiene un clima continental extremo al que están sometidos. En el largo ciclo de maduración, entre verano y otoño, las temperaturas pueden variar hasta 20 grados en un día. Estos cambios bruscos combinados con la poca lluvia, las viñas viejísimas de Garnacha situadas a gran altura y un terruño único hacen que las elaboraciones de Norrel sean muy singulares y personales como tuvimos ocasión de descubrir en nuestra cata de la que os hacemos partícipes a través de los comentarios sobre los vinos.

Los Vinos:

The Cup & Rings (La copa y los anillos). D.O. Rias Baixas.

The cup & Rings 2013

Como homenaje al pueblo celta, la etiqueta representa un antiguo relieve prehistórico tallado en piedra encontrado en zonas de Galicia (pedra do cribo) y tamibén en su Escocia natal probablemente tomado por los antiguos celtas de las islas británicas siglos atrás y que representa algún tipo de culto a los elementos.

Elabordo en un 100% con uva albariño de la zona del Salnés. 12,9% vol. Acidez total : 6,21 gr/l y un PH de 3,37. PVP 14€

La mitad del vino realizó la fermentación maloláctica para añadir complejidad y cremosidad a la mezcla. El vino fue envejecido «sur lie» (sobre lías) con agitación en un tanque por un período de 24 meses antes de la filtración y el embotellado:

Cata:

Amarillo con irisaciones verdosas. Lágrima fina y densa. Untuoso en agitación.

Nariz con aportes de fruta amarilla, toques anisados y sutiles minerales conjuntados con notas cítricas, tomillo, laurel y pétalos de rosa. Elegante y comlejo.

En boca se muestra largo, sabroso, elegante y con una muy buena acidez. Retro compleja en la que las notas olfativas vuelven a retratar ese abanico de aromas con cierto predominio final del laurel.

Un vino con vida por delante y que habrá que recatar, porque prometer, promete.

Manda Huevos 2014. Vino de Parcela Carraminas. 1ª edición.

Manda Huevos

Manda huevos: Vulgarismo originario de la voz latina mandat opus precursora de la expresión manda oebus. En su forma original significa la necesidad obliga.

Uva 100% macabeo de viñas viejas. Prensado suave y utilización sólo del mosto yema (al estilo del champagne) en huevos y toneles de 900 l. Crianza de 10 meses sobre sus lías antes de embotellar.

Cata:

Bonito color amarillo con toques verdosos. Lágirma fina y densa.

Nariz en el que de inicio aparecen notas calizas (tiza) acompañada de aportes cítricos, flores blancas y cierto toque salino.

En boca muestra una buena acidez con un final ligeramente amargoso que no molesta y una retronasal compleja y elagante que lo hace «aditivo».

Vino en el que sorprende la excelente elaboración de la uva macabeo logrando un vino muy interesante, complejo y muy trabajado.

Manga del Brujo 2013.

Manga del Brujo 2013

Garnacha vieja en un 70% de entre 70 y 100 años situadas en laderas rocosas y arcillosas situadas a 800 m.s.m, Tempranillo en un 10% con 25 años, Syrah en un 15% con más de 10 años, y Mazuelo en un 5% de entre 70 y 100 años. 14,5% vol. Acidez total 5,9 g/l. PH 3,56. D.O. Calatayud. PVP 9,80 €

La Garnacha y la Mazuelo maceraron y fermentaron en depósitos con numerosos pisseages, reposando al final 12 meses en depósitos de cemento. La Syrah no se pisó y fue vinificada con los granos enteros; una parte realizó la fermentación maloláctica en depósito y la otra en barricas de roble francés nuevas y usadas. Por último, la Tempranillo fue prensada y tras una corta maceración, fermentó y reposó en barrica en la que también hizo la fermentación maloláctica.

El coupage definitivo se realiza por cata y una vez conseguido reposa un mínimo de 5 meses en barricas nuevas y éste 2013, 18 meses en botella antes de salir al mercado.

Cata:

Bonito vestido de color picota de capa alta con precioso menisco carmesí. Lágrima fina, lenta y tintada.

Nariz con fruta roja y negra compotada, acompañada de elegantes toques lácteos, cacao y regaliz. Vino que no es muy fragrante en nariz, pero que muestra complejidad olfativa.

En boca muestra buena estructura y acidez muy bien compensada con el alcohol que lo hace fresco aún con esos 14,5% vol. Tanino goloso aunque le falta pulirse en botella para dar todo lo que lleva dentro, que no es poco. ¡Terruño, terroir!

Dos dedos de Frente 2010.

Dos dedos de frente 2010

Uvas 95% Syrah y 5% Viognier de antiguos viñedos situados a 950 m.s.m. 15,5% vol. Acidez total: 6 g/l. PH 3,25. PVPV 20,35 €

Tras la maceración y fermentación alcohólica pasan a barricas de roble francés nuevas y de un vino durante 14 meses. D.O. Calatayud.

Cata:

Color picota con ribete carmesí y capa medio-alta. Limpio y lágrima fina y lenta.

Nariz en la que el aporte mineral marca de inicio las notas olfativas, sobresaliendo los toque de pedernal que dan paso fruta negra compotada, cacao, chocolate, tapenade y tinta china. Complejo aunque tal vez le falte intensidad.

Boca con una muy buena acidez y un buen equilibrio con el alcohol. Tanino goloso, largo, persistente, carnoso y una retro fiel reflejo de la complejidad olfativa ya mencionada.

Es lo que hay 2011.

Es lo que hay 2011

Elaborado con 100% garnacha vieja de viñedos situados entre 1.000 y 1.100 m.s.m sobre suelos de pizarra y cuarcita. Acidez total 6,4. PH 3,45. D.O. Calatayud. PVP 14,90 €

Crianza en barrica con sus propias lías durante 20 meses.

Cata:

Color picota de capa media-alta. Limpio y brillante. Atractivo.

Nariz muy sutil desplegando aromas a fruta negra, regaliz y sutiles toques de eucalipto, notas minerales y lavanda.

En boca tiene buena acidez y se muestra largo, complejo y elegante. Tiene cuerpo y estructura que lo hacen aguantar perferctamente la cata. La retronasal es compleja y devuelve todo el muestario olfativo. Rico, goloso y «adictivo». Muy buen vino. Disfrutable y a seguir.

Manda Huevos 2014. 1ª Edición Caña Andrea.

Manda Huevos Caña Andrea

99% garnacha vieja de parcela y un 1% de aporte de monastrel y bobal, propio de viñedos viejos en los que las variedades se encuentran mezcladas. Uvas tintas del mismo nombre una plantada en 1908 y otra en 1970

Crianza de 10 meses en huevos de 900 l. antes de embotellar.

Cata:

Picota de capa media y ribete carmesí. Bonito.

Nariz huraña en la que la aireación es imprescindible para que vaya abriéndose y se consigan aflorara esos aromas en los que el aporte de las notas calizas se conjuga con la fruta negra y los cacaos.

Boca con buena acidez, complejo y con una retronasal en el que el aporte mineral predomina sobre las notas de frutas y balsámicos. Con todo tiene muy buenas trazas y espero seguir su evolución.

Espero que hayan disfrutado del post, pero me interesaría más que descubrieran y disfrutaran de los vinos y nos lo contaran. ¡Salud y buen vino!. Están en su blog.

Fotos: Norrel Robertson y autor.

Vinos de Ronda: desde el siglo I a.C. hasta hoy.

Vinos de Ronda: desde el siglo I a.C. hasta hoy.

Los vinos de Ronda:

La verdad es que cuando pensé en realizar esta cata sobre los vinos de Ronda mis conocimientos sobre la zona se circunscribían a aspectos artísticos y taurinos de la ciudad ya que sobre la existencia de los vinos de la zona sólo había tenido noticias través de aquellos elaborados por el príncipe Alfonso de Hohenlohe y que tuve la oportunidad de incluir en las Jornadas «Descubra los vinos de España» en el desaparecido Restaurante El Candil de Salamanca.

Mapa de Situación de la Serranía de Ronda

Más allá de esta breve, pero interesante incursión no había vuelto a tener contacto con sus vinos, pero tenía curiosidad por ver y probar qué es lo que se hacía en la denominada Subzona Serranía de Ronda dentro de la D.O. Sierras de Málaga.

Conozcamos algo de la historia de esta subzona:

  • La tradición vinícola existe desde el s. I a.C. en el que ya acuñaban los romanos monedas de Acinipo (Ronda la Vieja) con imágenes de la vid.

moneda

  • La viticultura de la zona vivió un largo período de esplendor desde el s. XVII hasta el s. XIX cuando llega la filoxera y arrasa los cultivos.
  • A partir de 1990 gracias al impulso de Alfonso de Hohenlohe (Cortijo de las Monjas) se inicia una recuperación contando en la actualidad con 23 bodegas que trabajan unas 250 Ha.
  • Algunas de éstas bodegas están gestionadas por viticultores provenientes de Austria y Alemania que han hecho posible la plantación de viñas de variedades inéditas en el panorama español como la zweigelt, lemberger o muskattrollinger.
  • La altitud a 900 m y la proximidad al Mediterráneo hacen que la clilmatología de la zona sea muy propicia para el cultivo de la vid y favorecen la lenta maduración de uvas ya que permiten mantener la frescura y la acidez necesarias gracias a una oscilación térmica día-noche.

Gracias a la inestimable colaboración de Pedro Morales, amante y elaborador de vinos de la zona, fue posible la cata de 6 vinos de Ronda, 6, que como si de una corrida de toros goyesca y rondeña se tratara mostraron distintas evoluciones y características que paso a relataros.

Bodegas y vinos catados:

1.- Bodegas Vetas:

Juan-Manuel-Vetas. Ronda

Juan Manuel Vetas, abulense de nacimiento, emigró a Francia con sus padres y despés de trabajar en varios chateaux empezó a finales de los 80 a plantar viñedos junto al Príncipe Hohenlohe siendo los primeros en elaborarlo en Ronda.

Hoy, junto a su esposa María Elena Rodríguez, dirige su bodega con un viñedo de 1 Ha., básicamente compuesto por petit verdot, y situado en un altiplano de 780 m. de altitud con una producción de 4.000 botellas.

Basado en una agricultura sostenible no utiliza ni pesticidas, ni herbicidas ni fungicidas químicos en el tratamiendo de un terruño limo-areno-arcilloso y con un subsuelo calizo.

Vetas 2004:

Vetas 2004. Ronda

Petit verdot 100%. 14,5% vol.

Climatológicamente hablando el verano fue seco con lluvias  en septiembre, lo que retrasó la madurez normal de la uva. Tardó luego en recuperar su madurez que fue lenta y adecuada para llegar a su punto de equilibrio entre azúcar y acidez. La vendimia se realizó el 23 de octubre de 2004 con un rendimiento de 1.200g/cepa.

Elaboración: fermentación lenta a baja temperatura con una posterior maceración, entre todo 4 semanas aproximadamente.

Crianza: 20 meses en barricas de roble francés nuevas con un posterior redondeo en botella de 54 meses en bodega. PVP 39,50 €

Cata:

Bonita vista de tonos picotas y capa alta con menisco rubí. Naiz huraña en principio aunque gracias a la aireación van surgiendo aromas a fruta negra, balsámicos y cacaos. En boca se muestra potente, tánico, con la fruta muy madura, pelín cálido y algo secante. Mantiene una buena acidez aunque se queda algo corto de recorrido. Da la sensación de que aún le falta redondear en botella y pulir un aporte de la crianza en barrica que sobresale, aunque no está justo de fuerzas.

 2.- Bodegas Schatz

Viñedos Schatz 03-02-2013 12-10-26

Descendiente de una familia originaria de Sütdtirol dedicada a la viticultura desde 1641, Friederich Schatz «desembarca» en Ronda en 1982 dedicándose en su Finca Sangüijuela al cultivo de la vid con métodos ecológicos y biodinámicos en un viñedo de 3 Ha. plantados con uvas chardonnay, cabernet sauvignon, syrah, merlot, tempranillo, pinot noir, petit verdot, muskatrollinger -uva emparentada con la trollinget y la moscatel- y lemberger, éstas dos últimas de origen alemán.

Acinipo 2005:

Acinipo. Ronda

Elaborado con la uva lemberger. 13% vol.

Año de escasas precipitaciones concentradas en otoño y primavera. Llovió más de lo habitual en octubre y nada en noviembre. Primavera lluviosa, seguida de un verano caluroso, seco y muy largo de casi 4 meses.

Crianza de 9 meses sobre lías con batonnage en barricas de roble esloveno y roble francés (Troncais, Allier). Agitación frecuente de las lías finas con un bastón durante un período de 2 a 6 meses. PVP 16 €

Cata:

En vista presenta un color picota con menisco ligeramente atejado. Nariz con notas de reducción iniciales que se van dejando atrás y comienza un verdadero despliegue de aromas: guindas en licor, notas de higuera, sutiles anisados y balsámicos, bombón, aportes florales o cacao. Complejo y evolucionando muy bien a lo largo de la cata.

En boca muestra una buena acidez, tal vez excesiva para las notas a las que estamos acostumbrados, pero que le da frescura, toques golosos y de tanicidad. Elegante. Retro en la que predominan las notas de bombón con guinda y cacaos.

3.- Cortijo los Aguilares.

CORTIJO_LOS_AGUILARES_VIÑEDO_ENCINAR. Ronda

Cuenta con 800 Ha. de las que 18 son de viñedos situados a 900 m de altitud rodeado por la Sierra de Grazalema y Las Nieves. Suelo mayoritariamente arcilloso con abundante presencia de canto rodado que facilita la retención de la humedad.

La finca está plantada con variedades como pinot nori, tempranillo, cabernet sauvignon, petit verdot y syrah. El viñedo del que se elabora el vino Pago del Espino está rodeado por una gran extensión de encinar y monte bajo con abundantes plantas aromáticas.

Pago El Espino 2010:

Pago El Espino 2010. Ronda

Elaborado con un 42% de petit verdot, 31% de tempranillo y 27% de merlot. Suelo calizo.

La añada 2010 estuvo marcada por abundantes lluvias en invierno y un verano muy suave.

Crianza de 17 meses en barricas de roble francés. PVP 19 €

Cata:

De bonito color picota con capa media-alta y menisco carmesí. Lágrima fina y densa. Nariz con notas de fruta roja, sutiles anisados, sotobosque, notas balsámicas y elegantes tostados. Sutiles verdores y cítricos que le dan frescura. En boca tiene un buen ataque mostrándose goloso, fresco y elegante con un buen recorrido. Elegante y con una retro en la que vuelve a manifestarse la complejidad de la nariz. Muy disfrutable.

4.- Bodega Kieninger.

Kieninger

Propiedad del arquitecto Martin Kieninger, originario de Ried (Austria) y residente en Ronda desde 1998. En el año 2000 importa desde su país 4.000 cepas de las que dos son representativas de la viticultura austríaca, la blaufränkisch (la lemberger austríaca) y la zweigelt, que fueron plantadas en su finca situada en la ladera de la Sierra de las Cumbres y que es en la actualidad cultivado con métodos ecológicos.

Vinana 2011:

Vinana 2011. Ronda

Elaborado con un coupage de 85% pinot noir y un 15% de merlot. 14% vol.

Crianza de 12 meses en barricas nuevas y seminuevas de roble francés y americano. 1.173 botellas. PVP 17 €.

Cata:

Precioso color picota de capa media-baja con menisco rubí y lágrima fina y densa. Nariz elgante con un abanico de aromas: notas florales, sotobosque, plantas aromáticas, hojarasca, canela y cacao. Boca con buena acidez, resco, pelín cálido, pero con un buen ataque y recorrido. Se muestra fácil de beber. Muy disfrutable y evolucionando muy bien a lo largo de la cata.

5.- Bodegas y Viñedos Conrad.

Bodega Conrad

Fundada en 1999 y situada a los pies de la Sierra de las Nieves cuenta con una extensión de 27 Ha. de las que se cultivan para viñedos 6,5 Ha. con una densidad de 5.000 plantas/Ha.

Poseen dos tipos de suelo: en la parte más alta se encuentra la zona caliza y pedregosa y en la parte más baja, la zona calizo-arcillosa. Las variedades plantadas on la cabernet sauvignon, cabernet franc, pinot noir, tempranillo y petit verdot, con una producción de 1-1,5 kg/cepa.

Conrad San Lorenzo 2011:

Conrad San Lorenzo 2011. Ronda

Elaborado con las uvas pinot noir y tempranillo. 13% vol. Crianza de 8 meses en barrica. PVP 15,50 €

Cata:

Lamentablemente la botella no estaba en buenas condiciones y no pudo llevarse a cabo al cata del vino. Espero volver a recatarlo y poder comentar las impresiones de este vino.

6.- Bodegas Lunares.

Bodegas Lunares. Ronda

Quizás el proyecto más «jóven» de la zona de Ronda en la que Pedro Morales inicia un proyecto en las fincas de Lunares y Altocielo sobre suelos franco-arenosos y ligeramente pedregosos que dio sus primeros frutos en la vendimia del 2008.

Altocielo 2011:

Altocielo 2011. Ronda

Elaborado con un 80% de syrah, 15% graciano y 5% de cabernet sauvignon. 14,5% vol.

La vendimia 2011 fue seca y de altas temperaturas en verano, pero con la bajada de temperaturas del final del verano y con la gran diferencia entre el día y la noche en Ronda se obtuvo un final de maduración largo en la cepa, pudiéndose vendimiar en la última semana de septiembre y terminando a mediados de octubre.

Cada variedad se vinifica por separado. Crianza en barrica de roble francés durante 12 meses. PVP 13,50 €

Cata:

Bonito color picota de capa alta y menisco carmesí. Lágrima fina y densa. Nariz con iniciales notas de reducción que demandan aireación, dando paso a notas de fruta roja madura, sutiles tostados y apuntes balsámicos y minerales junto con notas de carne. En boca muestra buena acidez, ligeramente cálido, carnoso, con estructura y buen recorrido. Tanino goloso. Tal vez se echa en falta un poco más de frescura en boca, pero con una buena proyección.

Conclusiones:

Obviamente no están todos los que son, pero creo que es un buen exponente de lo que se elabora en la actualidad en la zona de Ronda descubriendo vinos con cepas que parecen bien aclimatadas a esta zona meridional aún proveniendo del centro de europa como la lemberger y, junto a ellos, observar la gran aportación de la pinot noir en los vinos catados, sin dejar atrás la novedad de incluir una uva como la graciano en el coupage del Altocielo.

Estoy de acuerdo con Jordi Melendo al indicar que aún le falta un poco de tiempo para que el consumidor final deje de pensar en que sólo existen en andalucía vinos dulces y generoso para empezar a descubrir los vinos tranquilos que también se elaboran algunos de ellos con uvas inéditas en estas latitudes.

Por último, les recomiendo como lectura, breve pero concisa y sumamente interesante, los artículos que sobre esta zona han escrito Federico Oldenburg en la revista La Luna de Metropoli o los dos excelentes artículos de Jordi Melendo en www.elmundovino.com que han servido como base documental a este post.

Disfruten y descubran, no se encorseten y sean abiertos a la hora de acercarse a nuevas zonas, uvas, elaboraciones. Me lo agradecerán. ¡Pónganse cómodos, están en su blog!.

Fotografías: aportadas por las bodegas, de la web www.turismoderonda.es y del autor.

Cata – presentación de Bodegas Fuentegalana

Cata – presentación de Bodegas Fuentegalana

Presentaciones.

Que Cristina Carrillo lleva el amor por la viña en la sangre se nota nada más hablar con ella sobre sus vinos e indagar sobre cuál es su filosofía de trabajo para conseguir su objetivo final: elaborar vinos personales sin que la mano del hombre -en este caso mujer- atente sobre la naturaleza y el proceso de elaboración.

Cristina Carrillo

Cristina Carrillo

Pero empecemos por el principio. Hace unos años y gracias a otro «enochalado» y amante de los vinos de su tierra, Juan José Mena Mañoso, «alma pater» de la La Gallareta en Barco de Ávila, tuve ocasión de conocer los vinos de Cristina y disfrutar con su Syrah 2008. De estas cosas que se te quedan en la retina -en este caso en la retronasal- que pasado un tiempo y gracias a las redes sociales tuve ocasión de volver a contactar con Cristina y concertar una visita para que pudiera explicar al «Enolobby Charro» -grupo independiente de «enochalados» residentes en Salamanca- todo lo relativo a Bodegas Fuentegalana. ¡Y dicho y hecho!

Viñas con bodega al fondo

Viñas con bodega al fondo

Como ligeras pinceladas sobre la bodega comentar que se encuentra situada en el término de Navahondilla al SW de la provincia de Ávila y cerca del monumento nacional de los Toros de Guisando al que dan nombre sus vinos y sobre suelos graníticos.

La familia Carrillo lleva dedicada al mundo del vino desde hace 70 años aunque quizás sea en los últimos treinta cuando se han producido los cambios más trascendentales, siendo en los años 2000-2003 cuando se decide sustituir las viñas de Cariñena -plantadas en los años 80 sustituyendo a la Airén- por las uvas de Syrah y Merlot, más adecuadas por su ciclo corto de maduración y  consiguiendo una mayor concentración polifenólica gracias los gradientes térmicos que se producen en la finca con días calurosos y noches frías.

Viñas de Syrah

Viñas de Syrah

En la actualidad cuentan con unas 23 ha. saliendo la primera añada en el año 2008 de la que se elaboraron 15.000 botellas de las variedades syrah, merlot y cabernet savignon. En el 2011 se construye la nueva bodega y en el 2014 se plantan 2 ha. de la variedad albillo.

Bueno, una vez hechas las presentaciones yo creo que lo que toca es conocer a los «Toros».

Los vinos.

Los vinos

Los vinos

1.- Toros de Guisando rosado 2013

100% Syrah. Se mantiene sobre los hollejos durante 12 horas. Tiempo de fermentación 25 días a 18º. 13,5% vol. Acidez total 5,3 g/l

La cata:

Presenta un bonito color frambuesa con menisco azulado. Lágrima fina y densa. Algunos lo definen como un rosado con alma de tinto por su capa.

En nariz despliega aromas a fruta roja -fresa-, punta de regaliz rojo, notas de caramelo y toques cítricos con un fondo mineral.

En boca muestra una buena acidez. Es fresco y goloso, frutal y manteniendo en retronasal el carácter frutal conjuntado con el aporte cítrico que se daba en nariz.

2.- Toros de Guisando Joven 2012.

Toros de Guisando 2012 Joven

Toros de Guisando 2012 Joven

70% Syrah y 30% Tempranillo. Fermentación en depósitos de acero inoxidable y hormigón durante 15 días. 14% vol. Acidez total 4,4 g/l

La cata:

Precioso en vista con un color picota de capa alta y menisco cardenalicio. Lágrima fina, lenta y tintada.

En nariz el primer golpe olfativo es mineral, granito, que da paso de forma huraña a notas de fruta roja y negra madura.

En boca es algo tánico. No podemos definirlo como un jóven ligero. Complejo. De acidez equilibrada y retrogusto intenso.

3.- Toros de Guisando Merlot 2010.

80% Merlot y 20% Cabernet Sauvignon. Fermentación en depósitos de acero inoxidable y hormigón durante 10 días. Maloláctica realizada en barrica y crianza durante 12 meses en barricas usadas de roble francés (80%) y americano (20%). 14,4% vol. Acidez total 5,6 g/l

La cata:

Picota de capa alta y menisco rubí.

Nariz con notas de flores azules, sutiles notas de fruta roja (grosella) y negra (mora). Apuntes especiados (pimienta y vainilla) y sutiles cacaos. Ligeras notas de pimiento.

Boca mejor que la nariz. Goloso, ligero, pelín secante. Buena acidez.

Los vinos en copa 04-06-2014 20-20-45

4.- Toros de Guisando Coupage 2009

65% Merlot, 28% Syrah y 6,5% Tempranillo. Fermentación por separado de las variedades en depósito de acero inoxidable sobre 28º durante 8-9 días. Maloláctica en barrica y crianza de cada variedad por separado durente 12 meses en barricas de roble francés y americano usadas. 14,9% vol. Acidez total 5,0 g/l

La cata:

Picota de capa alta. Lágrima fina y densa.

Nariz compleja con aporte de notas minerales, fruta negra, especias, regaliz, balsámicos y sutiles notas de naranja sanguina.

Boca golosa con taninos firmes y una retro marcada por las notas especiadas y los balsámicos. Buen recorrido, largo y envolvente. Te hace repetir.

5.- Toros de Guisando Cabernet Sauvignon 2009

100% Cabernet Sauvignon. Fermentación en depósitos de acero inoxidable a 25º durante 12 días. Maloláctica realizada en barrica y crianza durante 12 meses en roble francés. 14,5% vol. Acidez total 5,1 g/l

La cata:

Preciso en vista con una capa profunda de color rojo rubí.

En nariz notas especiadas, sutiles aportes de fruta negra compotada, minerales, toques anisados y mentolados.

En boca muestra un buen ataque con unos taninos golosos y buena acidez. Equilibrado. Retronasal con notas balsámicas y chocolate, largo, envolvente. Buen recorrido.

6.- Toros de Guisando Syrah 2009.

100% Syrah. Fermentación en depósitos de acero inoxidable y hormigón a 25º durante 12 días. Maloláctica realizada en barrica y crianza durante 12 meses en roble francés (80%) y americano (20%). 14,5% vol. Acidez total 5,3 g/l

La cata:

Picota de capa alta. Si hablaramos de un toro sería negro zaíno. En este caso es practicamente opaco.

Nariz marcada por las notas de la casa iniciadas por el aporte mineral, toques de fruta negra y salazón, notas especiadas y de cacao, flores azules (violetas). Complejo y elegante.

En boca muestra una buena acidez. Es goloso con un tanino un pelín secante pero muy agradable. Equilibrado, largo y envolvente. Excelente boca.

7.- Toros de Guisando Syrah 2008.

Syrah 2008

Syrah 2008

100% Syrah. Se fermentó sobre 25ºC y después se deja el vino en contacto con los hollejos durante 10 días aproximadamente. La fermentación maloláctica se hizo en barrica. Este vino estuvo 12 meses de crianza en barricas de roble francés (80%) y Americano (20%).

La cata:

Picota de capa alta con menisco rubí. Lágrima fina y densa. Precioso.

Nariz con ligeras notas de reducción iniciales que van desapareciendo al airear el vino dando paso a notas minerales, fruta negra, especiadas, balsámicos, naranja sanguina. Elegante y compleja nariz.

En boca muestra un buen ataque con una equilibrada acidez. Le muestra largo, envolvente, elegante. La retronasal está marcada con notas de fruta negra, balsámicos y minerales. Excelente vino.

8.- Toros de Guisando Syra 2010 (muestra)

Muestra que nos acercó Cristina del vino que próximamente saldrá al mercado.

La cata:

Preciosa capa alta con menisco carmesí. Lágrima tintada.

En nariz se muestra huraño aunque da muestras de frutas negras, minerales y balsámicos. Le falta tiempo y hay que dárselo porque apunta buenas maneras.

En boca tiene un ataque fresco y con buena acidez aunque falta conjuntar las buenas mimbres que tiene. A seguir y recatar.

Como siempre digo -y no me canso de repetir- es de agradecer el que los «padres y madres de las criaturas» se acerquen para hablarnos de ellas, de su forma de hacer las cosas, de lo que piensan, de hacia dónde quieren ir o de qué vinos nos quieren acercar para que disfrutemos los amantes enochalados.

El contar con la presencia de Cristina y de su hermano Álvaro nos hace ponerle cara a un buen trabajo y con clara proyección a mejorar, aunque creo que ya son realidad vistos sus Syrahs. Excelentes. Su rosado con alma de tinto, sorprendente y un Coupage muy, pero que muy disfrutable.

Vinos con muy buen aporte frutal que nos hablan de la tierra -las notas de terruño se mantienen y conjugan con el resto- y con muy buen tratamiento de la madera, a pesar de que el aporte tánico de unas cepas jóvenes hagan confundir a algunos, los hacen elegantes, largos, complejos, con «chicha» y estrutura a la par que frescos y de trago largo. ¡Ah! y no se olviden, que también cuenta, una excelente relación calidad-precio.

Creo que si queremos que el consumo pírrico de este país aumente debemos de apoyar y poner cara a aquellos elaboradores -en muchos casos casi anónimos- que hay detrás de vinos con personalidad como Cristina Carrillo, Samuel Cano, Alfredo Maestro, Goyo Garcia Viadero, Fabio Bartolomei, Germán R. Blanco, Gerardo Méndez, Jesús Madrazo, los chicos de Táganan, María José López de Heredia, Pilar Higuero, Nacho León, Alberto Nanclares, Bernavé Navarro, Pepe Mendoza, Jesús Peña, Albert Canela y Mariona Vendrell, José Manuel Martínez Juste, Juan Manuel Hidalgo,  … y muchos otros de los que les animo a ponerles nombre y apellidos.

¡Salud y buen vino!

Cata de vinos de Levante – Sureste

Cata de vinos de Levante – Sureste

Se acercaba la  cata mensual y uno, que es el encargado, tocó generala. Se reunía el «Enolobby charro» en torno a 8 vinos de Levante – Sureste que algunos definen como «mediterráneos» y otros les achacan la leyenda negra de «cálidos», pero íbamos a salir de dudas. Sólo queda descorchar .

 1.- Santa Rosa 2001 (Bodega Enrique Mendoza)

 

Santa Rosa 2001

Santa Rosa 2001

El vino:

Elaborado con 70% Cabernet Sauvignon, 15% Merlot y 15% Shiraz. 13,5%

18 meses en barrica de roble francés Allier y Nevers. DO Alicante

La Cata:

Vista de color picota con menisco ligeramente atejado con capa media y lágrima fina.

Notas de higos, chocolate y cuero, hosjarasca y sutiles notas de champiñón junto con apuntes terrosos y de frutos secos.

En boca muestra una buena acidez con ciertos toques licorosos. Tiene buen recorrido, pero se le echa en falta algo más de fruta aunque en retro muestra notas de ciruela negra en licor, apuntes de torrefactos y chocolate. Pelín cálido.

2.- Beryna 2008 (Bodegas Bernabé Navarro)

Beryna 2008

Beryna 2008

 El vino:

Elaborado con un 80 % Monastrell, 20% otras (Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo). 15,5% vol.

Sus uvas parten de la Finca Balaguer con vieñdos entre 40 y 50 años de edad favorecidos por el micorclima de Sierra Morrón y su Solana al Norte y la Sierra de la Villa al Sur.

Viñedos de Finca Balaguer

Viñedos de Finca Balaguer

La cata:

Preciosa vista de capa alta con lágrima fina y densa ligeramente tintada.

A pesar de los años se muestra algo huraño haciendonos esperar el despliegue de aromas iniciales a terruño, a roca madre y a frutos negros e higos, que pasan a carne y balsámicos (regaliz negro).

En boca mantiene buena acidez y se muestra sedoso aunque aún altivo con un tanino aún ligeramente marcado aunque goloso dejando una cierta sequedad y un punto de licorosidad. En retro las notas de frutos minerales, balsámicos e higos marcan el recuerdo.

3.- Casa Castillo 2008 (Bodega Casa Castillo)

Casa Castillo 2008

Casa Castillo 2008

El vino:

Elaborado con un 100% de uva monastrell de viñas viejas plantadas a pie franco en 1941 y provenientes de la parcela La solana con una extensión de 8 ha. sobre suelos de glacis de acumulación (arenas y sedimentos finos) aluvinonado de la montaña próxima. Orientación S-SW. Producción entre 700 y 900 kg./ha.

Viñas de monastrell y terruño de Casa Castillo

Viñas de monastrell y terruño de Casa Castillo

Se elabora despalillando un 70% de los racimos y un 30% de racimos enteros encubados en lagares subterráneos. Descube a fudres dónde realiza la fermentación maloláctica. Crianza durante 19 meses en fudres.

La cata:

Color picota de menisco carmesí y capa media-alta. Bonito.

En nariz se muestra huraño a lo largo de la cata dejando dejes de notas minerales, cueros y balsámicos. Parece que esta botella no quiere compartir el «frasco de sus esencias». Lástima. En toda la cata se mostró parco.

En boca tiene buena acidez con un paso de boca secante y cálido. La retro al igual que la nariz apenas mostró la fama que le precede y ciertamente defraudó. Una mala botella la tiene cualquiera.

4.- Curro 2009 (Bodega Bernabé Navarro)

Curro 2009

Curro 2009

El vino:

70% monastrell del Pago de La Arena y 30% tempranillo del Pago de La Carrasca del viñedo Finca Casa Balaguer (Viellena-Alicante) situado sobre suelos variados con predominio de arcillo calcáreos y arenosos. Las viñas cuentan con una edad de entre 15 y 50 años. 15% vol. Producción 3.000 botellas.

Vinificación en barricas abiertas de roble francés de 225 l. y maloláctica en roble francés. Envejecimiento de 16 meses en roble francés de un año con 4 trasiegos siguendo el calendario lunar.

Monastrell de Bodegas Beryna

Monastrell de Bodegas Beryna

La cata:

Picota oscura de capa alta, limpio y brillante. Lágrima fina y densa. Amenaza.

Nariz compleja con notas de fruta negra, vainillas, flores azules, grafito, regaliz y cierto aporte a laca, que no molesta.

En boca la acidez es correcta con un tanino goloso pero con poderío. Complejo y con taninos sedosos. En retro marcan las notas dde fruta y minerales. Largo.

5.- Santa Rosa 2010 (Bodegas Enrique Mendoza)

El vino:

Elaborado con uvas en un 70% cabernet sauvignon, un 15% merlot y un 15% shiraz proveniente de la finca el Chaconero en Villena y recolectadas en diferentes pasadas para ser encubados los racimos con grano entero y fermentar a 28º C con una maceración post-fermentativa de 14 días. Envejecido en barricas nuevas de roble Allier durante 17 meses.

Terruño de Bodegas Mendoza

Terruño de Bodegas Mendoza

La cata:

Bonita vista de una capa con fondo picota y capa media alta, rematando con un menisco carmesí. Limpio y brillante.

Nariz inicial desconcertante con unas notas a caucho que desaparecen dando paso a notas balsámicas, tostados y sutiles aromas a naranja sanguina.

En boca, buena acidez y estructura que se mantienen con un correcto recorrido.

6.- Sentencia 2011 (Bodegas Sentencia)

Sentencia 2011

Sentencia 2011

El vino:

Partiendo de la producción de dos micro-parcelas situadas en la localidad de Los Pedrones de apenas 0,5 ha por parcela de las variedades bobal y garnacha -la primera planta a principios del s. XX y la segunda durante los años 60- trabajadas siguiendo una viticultura tradicional y bajo parámetros de agricultura ecológica y biodinámica, se elabora este vino con un 70% de bobal y un 30% de garnacha y syrah con una crianza de 12 mees en roble francés (90%) y en roble americano (10%).

Terruño de Bodega Sentencia

Terruño de Bodega Sentencia

La cata:

Bonito color picota de capa alta con lágrima fina y densa la del único representante de la zona de Utiel-Requena.

Notas de fruta negra e incienso iniciales que compagina con ciruela negra y chocolate. Con todo hay que trabajárselo en nariz ya que parece que no quiere mostrar sus aromas. Cerrado a lo largo de toda la cata.

En boca tiene buena acidez y se muestra ligeramente cálido. El paso se muestra plano y simple sin apenas notas retronasales.

7.- El Sequé 2011 (El Sequé-Artadi)

El Sequé 2011

El Sequé 2011

El vino:

Uvas 100% monastrell de viñedos situados a 600 m. de altitud sobre suelos arenosos con un subsuelo arcilloso. 14,5% vol.

Vinificación en depósitos abiertos de madera y fermentación durante 10-12 días con dos pisados diarios y un pequeño remontado. Maloláctica en barrica y una crianza de 12 meses en barrica de robla francés de 500 l.

Viñedos de El Sequé

Viñedos de El Sequé

La cata:

Picota de capa alta.

Nariz con fruta negra y minerales que sobresalen. Toque balsámicos y un ligero recuerdo a aromas de rebotica.

En boca se muestra potente, agresivo y secante. Buena estructura. Vino con muy buenas echuras al que sin duda le falta botella para dar todo lo que lleva dentro de una forma más elegante y sutil.

8.- Quincha Corral 2011 (Bodegas Mustiguillo)

Quincha Corral 2011

Quincha Corral 2011

El vino:

Uvas de la variedad bobal provenientes de la finca El Terrerazo situadas a 800 m. de altitud sobre suelso calizo dolomítico con textura franco arenosa. Viñas plantadas en 1919 y 1945. 14,5% vol.

Vinificación: maceración en frío a 6º. Doble mesa de selección, racimo y bayas. Fermentación en barrica abierta de 225 l. durante 12 días con pequeños «pigeage» manual. Maloláctica en barrica de 5 a 8 semanas con batonage y crianza en roble francés durante 21 meses.

La cata:

Bonito color picota de capa alta, lágrima fina y densa tintada.

Nariz compleja con notas de vainillas, minerales, carbón, mentolados y fruta negra. No empieza a dar sus «frutos» hasta pasadas dos horas en copa.

En boca es potente, duro, con buena acidez. Con un tanino goloso, pero astringente y una sensación cálida. Está claro que es un vino al que le falta mucha, pero mucha botella y que apenas te muestra toda su complejidad, aún salvaje.

Viñas de monastrell en Bodegas Mustiguillo

Viñas de bobal en Bodegas Mustiguillo

Conclusiones:

No se si el día para la cata de vinos de Levante – Sureste estaba marcada en el calendario biodinámico como «tronco», pero desde luego el equipo del Enolobby Charro se tuvo que emplear a fondo en una cata compleja y que hizo trabajar sobre todo en nariz a los miembros del grupo.

Con todo fue una cata en la que se observaron evoluciones positivas en algunos de los vinos, como el Santa Rosa 2001, que aunque se nota un cierto declive mantiene cuerpo y estructura, aunque pierde en cierta forma potencia para aguantar toda la cata.

De igual forma el Beryna 2008 marca «territorio» y se hace notar. Tiene «chicha» y poderío, aunque se hizo esperar en nariz. Curro 2008 ha evolucionado muy bien desde la última vez que lo probamos, aunque se observa que es un «corredor» de fondo.

En el apartado de «infanticidios» estarían Quincha Corral 2011 y también El Sequé 2011. El primero se mostró huraño, pero ya casi al final se dignó a «hablarnos». Es justo uno de los vinos a los que yo les daría tiempo en botella porque potencia, al igual que El Sequé 2011, le sobran.

Los vinos de la cata

Los vinos de la cata

Por útlimo Casa Castillo 2008 fue, junto con Sentencia 2011,  la gran decepción. Ya sabemos que cualquiera tiene una mala tarde y en el mundo del vino, cualquiera una mala botella, y la de Casa Castillo 2008 fue la que nos tocó. La espectación y las ganas de probar el vino eran grandes ya que los que lo habían probado hablaban maravillas y los que no lo conocíamos estábamos en «ansia viva».

Sentencia 2011, único exponente de la bobal y de la zona de Utiel-Requena, se mostró muy huraño en nariz y plano en boca, lo que nos llevó a la conclusión de que «no hay dos sin tres». Lástima porque también había leído buenos comentarios del vino. Habrá que darle, junto a Casa Castillo 2008, una segunda oportunidad.

Como supongo que después de leer el post tendrán las papilas realmente secas no se corten, ya  saben que están en su blog, así que descorchen lo que quieran ya sean vinos o comentarios.

¡Salud y buen vino!

Detrás de la Casa 2011. Syrah de Yecla

Detrás de la Casa 2011. Syrah de Yecla

Hacía tiempo que no probaba ningún vino de Bodegas Castaño, de la que siempre fuí fans de su Hécula monastrell por mantener una RCP excelente -¡ah, esas fruta negra y notas de regaliz!-, y cuando cayó en mis manos este Detrás de la Casa 2011, dentro de la D.O. Yecla, no tardé mucho en disfrutar de su compañía.

Detrá de la Casa syrah 2011

Detrá de la Casa syrah 2011

Detrás de la Casa 2011 está elaborado con uvas 100% syrah de viñas con 45 años de edad vendimiadas manualmente, 14,5% vol., con una crianza de 12 meses en barricas nuevas de roble francés (54% Seguin Moreau, 36% François Fréres y 10% Transaud) y con una tirada de 8.600 botellas de 75 cl.

En vista muestra con una preciosa capa picota de capa media-alta con menisco cardenalicio, limpio y brillante.

A copa quieta se muestran notas de fruta negra y especiados, apuntes de cacao y torrefactos.

En agitación notas ligeramente vegetales, que no molestan, que dan paso a un aporte de fruta negra, cacao, torrefactos, sutiles minerales y regaliz. Apuntes de su paso por barrica, pero de forma elegante y conjuntada, que lo hacen complejo y rico en matices.

Boca con un buen ataque inicial mostrándose fresco y goloso. Buena acidez y una tanicidad sedosa que lo hacen agradable.

Retronasal marcada por el aporte de la fruta negra y las notas balsamicas. 14,5% vol. muy bien equilibrados con una acidez en la que no se notan indicios de calor en boca.

Muestra un ligero amargor final que recuerda al chocolate negro en un rico y largo final, que lo hacen adictivo. Mantiene potencia y estructura para durar y poder disfrutar de él a medio plazo.

Mantiene también una buena RCP -suele estar sobre los 14,5 €- y es muy versátil en cuanto a la compañía: desde un buen lechazo, pasando por un cochinillo «comm’il faut» hasta un plato de pasta -que yo le recomiendo que acompañen de carne picada de ternera de morucha, avileña, sayaguesa,… con carácter, vamos-.

¡Qué disfruten! ¡Salud y buen vino!.

Totum revolutum. Septiembre (II): entre petunias, lavandas y balsámicos.

No cabe duda de que junto a la primavera, el otoño es una de mis estaciones favoritas. Quizás porque en ella se producen los marcados aromas de hojarasca o de barruja (hoja de pino), los apuntes florales tardíos de petunias que en septiembre aún envuelven el ambiente o porque también la flor de la lavanda se intercala con las notas balsámicas que enhalan de los abetos, pinos piñoneros y otras pináceas que junto a la lluvia resaltan el carácter balsámico en el ambiente.

Metidos en harina, el mes ha sido anárquico, sin normas, de un «acá para allá», y así he ido deshojando la margarita comenzando por un vino de Ribeira Sacra al que tenía pendiente de recatar -y ha sido un acierto la espera- como Régoa 2008, elaborado con mencía y alvarello con una crianza de 6 meses en barrica de roble allier, que se mostró huraño en nariz, pero que se fue viniendo arriba con el tiempo desarrollando aromas de fruta negra y roja, apuntes minerales y notas de sutiles tostados, jugando al gato y al ratón con unas notas mentoladas que aparecían escondidas al final.

Regoa TN 2008 25-11-2012 12-10-16

Se muestra bien conjuntado, no hay notas disonantes y desarrolla un paso de boca serio, potente, pero no agresivo, con carácter, pero no secante y manteniendo una buena acidez.

En retronasal el buen recorrido hace que sea aún más disfrutable y que las notas de fruta y terruño predominen en un conjunto fresco, sedoso y elegante.

De Ribeira Sacra nos acercamos a la zona de Rias Baixas con un Tempus Vivendi 2012 de la casa de Alberto Nanclares y elaborado con un 100% alvariño y 12,5% de vol. que se mostró bonito en vista: amarillo con menisco dorado, limpio y brillante, pero desarrollando su potencial en una nariz fresca y muy agradable en la que las notas de fruta amarilla, su punta cítrica, los apuntes salinos, la aportación mineral, los sutiles anisados y las elegantes notas florales (jaras) realmente te embriagan.

Tempus Vivendi

En boca aporta una excelente acidez, mostrándose fresco, pero no ligero de equipage, marcando su peso con un buen ataque y una retro en la que las notas de fruta y mineralidad, aún sobresaliendo sobre el aporte salino, definen un buen recorrido y un agradable disfrute que lo hacen adictivo.

Sin dejar la copa tomamos dirección al Priorato con un vino serio, bonito hasta en la etiqueta y que no te deja indiferente, sobre todo para aquellos con un concepto «clásico» de los vinos de la zona: Les Cousins 2011. L’Inconscient de Marc y Adriá.

Les Cousins

Elaborado con 35% cariñena, 25% garncha, 15% cabernet sauvignon, 15% merlot y 10%syrah. El mosto fermentó a temperatura controlada en tinas de madera de roble francés de 7.000 L durante 12 meses y se crió en depósitos de acero inoxidable durante 2-3 meses.

Si tiene que hacer un regalo, no hace falta ni que lo envuelva porque la etiqueta, curiosa, ya le hace de «papel de regalo» y el interior…

Tiene un precioso vestido de color picota con menisco carmesí. Lágrima fina y densa.

A copa parada notas de flor de manzanilla, abriéndose hacia fruta negra y balsámicos, monte bajo y minerales. Es un vino complejo y variado de matices  que le harán escudriñar y obligarán a trabajar a sus papilas olfativas para buscar y enlazar los aromas desplegados con sus recuerdos. Prueben y luego me cuentan.

En boca se muestra equilibrado, con una acidez que hace olvidar que estamos ante un vino de 14,5%, redondo y largo como una revolera.

Se muestra goloso, amplio, con buena armadura, largo, con taninos sedosos y marcando en boca una media verónica que te deja pensativo y ensimismado, pero con ganas de seguir disfrutando.

Buen vino, o mejor dicho, muy buen vino que no te dejará indiferente. Es más, te hará repetir «encelado» en su disfrute.

Obssidiana

Por último acabamos en La Rioja con Obssidiana cr. 2010 de Bodegas Íñiquez de Mendoza, elaborado con uva 100% tempranillo y con una ciranza en barrica de 12 meses. 13% vol.

Preciosa puesta en escena de etiqueta y botella. Muy «Stendhal» ¿adivináis por qué?. … ¡Exacto!

En vista presenta un bonito color picota de capa media con menisco carmesí, limpio y de lágriam fina.

En agitación se muestra un pelín huraño auque acaba desplegando notas de fruta roja conjuntada con sutiles tostados y apuntes de regaliz. Ligeros ahumados y notas de vanilla que se acompañan con apuntes minerales.

Es un vino para darle un tiempo o decantarlo antes, aunque como bien sabéis no soy nada partidario de estas prácticas y prefiero que el vino me vaya hablando según establecemos nuestra relación, algunas de amor y otras de odio.

En boca mantiene un tanino sedoso, equilibrado y con buena acidez. En retro el predomino de la fruta y las notas de crianza es notorio, manteniendo un mediana intensidad en el recorrido, pero sin defectos.

Seguimos disfrutando de los aromas otoñales, escarbando en la memoria e intentando reconocer las notas olfativas inconexas que se nos cruzan al atravesar un jardín, al pasear por un bosque o al perderse por un sendero.

¡Salud!